Voluntarios de la vacuna de Pfizer: “El efecto fue como una fuerte resaca”

Dolor de cabeza, fiebre y molestias corporales son algunos de los síntomas que experimentaron los voluntarios del ensayo clínico de la vacuna de Pfizer

Pfizer va camino de convertirse en la ganadora de la carrera por la vacuna contra el coronavirus. Países de todo el mundo acuerdan grandes dosis con la farmacéutica para satisfacer a sus poblaciones una vez que se ha demostrado que este remedio funciona al 90%. Y aunque las ganas de poner fin a la pandemia pueden con todo, esta inyección no será plato de buen gusto. “Los efectos son peores que una resaca”, asegura uno de los voluntarios de los ensayos clínicos.

El diario británico The Mirror ha entrevistado a varios de los participantes en las pruebas. Dichas declaraciones pertenecen a Glenn Deshields, un ciudadano de Texas de 44 años. Tras recibir el tratamiento acudió a su médico para realizarse una prueba de anticuerpos en la que dio positivo, por lo que está seguro de que no recibió placebo durante la investigación.

Una persona accede a la sede central de la farmacéutica Pfizer en Nueva York, que lidera la carrera internacional por la vacuna de coronavirus. EFE/EPA/JUSTIN LANE

Su propia reacción inmune le hizo confiar en este antídoto. No obstante, cuando descubrió el alto porcentaje de efectividad de esta vacuna tuvo un impulso de emoción, asegura. Incluso comparó este acontecimiento con el final de la Primera Guerra Mundial en cuanto a su importancia para la humanidad.

“Uno de los recuerdos de mi abuelo es el sonido de las campanas cuando terminó el conflicto. Fue una guerra horrible en la que sucedieron cosas terribles y la gente estaba feliz de que hubiera terminado -continuó- en mi mente sentí lo mismo … sentí que era algo así”.

Dolor de cabeza, fiebre y dolores corporales son algunos de los síntomas

Una sensación similar a experimentó Carrie, una mujer de 45 años proveniente de Missouri, quien entre los principales síntomas destacó dolor de cabeza, fiebre y dolores en el cuerpo. “Los efectos después de la primera inyección fueron los mismos que la vacuna de la gripe, pero mucho más graves tras la segunda”, explicó.

Para Carrie inscribirse en el ensayo era un “deber cívico” y el éxito de la vacuna hace que se sienta orgullosa. “Hay tanta gente que lo ha tenido y ha sufrido…”, lamenta.  “La idea de que podríamos hacer algo para evitar que la gente padeciera esta enfermerdad, que perdiera miembros de la familia, que pudiéramos deshacernos de eso y volver a una especie de normalidad en nuestras vidas, es un factor determinante para mí”, indica.

Los efectos después de la primera inyección fueron los mismos que la vacuna de la gripe, pero mucho más graves tras la segunda

La satisfacción es un sentimiento generalizado entre los participantes. “Era lo mínimo que podía hacer para ayudar”, asevera Bryan, un ingeniero de Georgia. En su caso cree que recibió placebo puesto que no sintió una respuesta inmune y, después de recibir sus dos inyecciones, contrajo el coronavirus

Pfizer y Biontech anunciaron el lunes 9 de noviembre de 2020 que su vacuna contra el coronavirus tiene una eficacia del 90% | Archivo

Vuelta a la normalidad en Semana Santa

El aparente éxito de la vacuna de Pfizer ha desatado el optimismo de la población en general y de un experto en particular, el del asesor científico del Gobierno del Reino UnidoJohn Bell. Este experto prevé que la vida vuelva a la normalidad a principios de 2021, antes de la Semana Santa y, además, augura que el prototipo de la farmacéutica estadounidense no será el único autorizado, sino que habrá un par más.

“Hay un 70% u 80% de posibilidades de que se logren suficientes vacunas en el primer trimestre del próximo año para que en la primavera cosas empiecen a parecer mucho más normales”, aseguró este martes Bell en una comparecencia en una comisión del Parlamento británico.

“Hay un 70% u 80% de posibilidades de que se logren suficientes vacunas en el primer trimestre del próximo año” 

Bell explicó en la Cámara de los Lores lo que previamente había anunciado en una entrevista para la BBC Radio 4. Al ser preguntado por si se notaría el efecto de la vacuna en la evolución de la pandemia y si en primavera podríamos volver a la normalidad, el profesor respondió con entusiasmo: “Sí, sí, sí. Probablemente soy el primero en decir eso, pero lo diré con cierta confianza en mí mismo”.