Tim Cook, presidente de Apple. EFE
stop

La tecnológica promociona su servicio de 'streaming' argumentando que su curación musical es más "humana" que la de Spotify

Barcelona, 11 de agosto de 2018 (13:46 CET)

El consejero delegado de Apple, Tim Cook, defiende su modelo de música por suscripción ante el distinguido crecimiento de Spotify, líder del mercado. En una entrevista reciente, Cook lamentó que los algoritmos de los servicios de streaming están "drenando la humanidad de la música".

Las declaraciones las hizo pocos días después de los resultados del segundo trimestre fiscal de Spotify, que llegó a los 180 millones de suscriptores en los últimos meses. "En Apple nos preocupa que la humanidad está siendo drenada de la música, que se está convirtiendo en un mundo de bits y bytes en lugar de uno de destreza y talento", dijo Cook.

De esta forma, el directivo promociona las virtudes cualitativas de Apple Music frente al enfoque cuantitativo de Spotify. La tecnológica californiana defiende que su modelo se basa en la contratación de curadores y expertos musicales para hacer sus playlists de recomendaciones, mientras que Spotify tira de los algoritmos para automatizar estas funciones.

El consejero delegado de la plataforma sueca de streaming, Daniel Ek, respondió a las declaraciones de Cook diciendo que en Spotify "la música es todo lo que hacemos en el día y en la noche, y esa claridad es la diferencia entre el promedio y lo realmente bueno".

El negocio de las 'playlists' de Spotify

Quizá parezca un asunto secundario, pero las playlists o listas de reproducción han sido fundamentales en el crecimiento de Spotify. La empresa no curaba listas hasta 2013, cuando con algo de escepticismo compró una start-up sueca que se dedicaba a crearlas. Ahora, el 31% de lo que se escucha en la plataforma es programado directamente por Spotify.

Además de ofrecer millones de canciones al alcance de un clic, Spotify ha ganado reconocimiento como "el DJ personal" de sus usuarios, que confían en la compañía para que les presente recomendaciones musicales acorde a sus gustos e intereses. Esto, naturalmente, atrae a nuevos consumidores y también a suscriptores pagos.

Y Spotify defiende que sus "playlists" las diseñan tanto algoritmos como seres humanos. El líder de Tunigo, la start-up sueca que empezó curando listas de canciones independientemente, ahora trabaja directamente desde la sede de Spotify, junto a un equipo encargado de esta división.

Apple tiene una deuda pendiente con el 'streaming'

Apple, por su parte, fue una pionera de las descargas de música a comienzos de siglo. Su tienda y programa iTunes lideró el mercado, pero su adopción del streaming fue tardía y obtusa. El servicio Apple Music no debutó sino hasta 2015, después de comprar la compañía Beats by Dre por un importe de 3.000 millones de dólares.

La tecnológica tiene una ventaja sobre Spotify: puede intentar venderle directamente su servicio de streaming a los 1.300 millones de usuarios del iPhone alrededor del mundo. Pero, por el momento, tiene 50 millones de suscriptores, y su plataforma suele ser calificada como difícil de usar.

Spotify le supera en casi cuatro veces: sus 180 millones de usuarios en todo el mundo la mantienen en la cima del mercado. De esos usuarios, 83 millones son suscriptores pagos, gracias a un crecimiento trimestral superior al 5% con el que sumó ocho millones de clientes en los últimos tres meses.

No obstante, la compañía sueca tiene un problema que Apple no: el dinero. Sus pérdidas trimestrales fueron de 394 millones de euros, con pérdidas operativas por 91 millones. En cambio, la empresa liderada por Cook tuvo beneficios de más de 12.000 millones de euros en el segundo trimestre, así que puede invertir lo que quiera en música.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad