Fotografía: Rawpixel en Unsplash
stop

Tim Cook asegura que la tecnológica está democratizando la salud y que sus avances serán "la mayor contribución de Apple a la humanidad"

Barcelona, 11 de enero de 2019 (11:31 CET)

"Democratizar" es un concepto que, directa o indirectamente, ha estado en el centro del discurso de Apple desde sus primeras horas. Primero la tecnológica hizo todo en su poder e ingenio para democratizar el ordenador personal; tiempo después fue la música, con el iPod y la revolucionaria plataforma digital Itunes; más recientemente, dispositivos como el iPhone y el iPad han pretendido también democratizar los gadgets personales y móviles.

Pese a que los precios de sus productos ponen en tela de duda su relato de democratización, Apple tira una y otra vez de esta idea para promocionarse y explicar sus motivaciones. El nuevo objeto de la democratización de Apple es la salud. No es que la multinacional estadounidense se ponga como meta acabar con el seguro privado y socializar la sanidad, sino que la salud yace ahora en el corazón de la estrategia de la tecnológica para dominar nuevos frentes.

"Si te enfocas en el futuro, miras hacia atrás y haces la pregunta: ¿Cuál fue la mayor contribución de Apple a la humanidad?, la respuesta será la salud. La estamos democratizando. Estamos tomando lo que la sanidad ha sido con las instituciones y facultando al individuo para que administre su salud", comentó Tim Cook esta semana en una entrevista con CNBC. Es la confirmación más reciente de que, para Apple, la salud es el halo del destino.

Los avances de Apple en la salud

En enero de 2018 Apple anunció sus planes para optimizar la aplicación de Salud (Health en los dispositivos en inglés), presente en el iPhone, el iPad y el Apple Watch. La app facilita ahora que los usuarios registren todos sus exámenes médicos y el historial de procedimientos e información médica, centralizando así todo el expediente sanitario del individuo de una forma que hasta ahora estaba reservada para los centros hospitalarios y clínicas.

Aunado a estos movimientos –que suponen un acercamiento a las instituciones sanitarias en el que ninguno de sus rivales ha avanzado a su ritmo–, Apple acusa avances significativos en materia de software y hardware. Por ejemplo, el Apple Watch puede utilizarse para realizar electrocardiogramas avalados por la Administración de Medicamentos y Alimentos de EEUU (FDA, por sus siglas en inglés), lo que potencia la detección prematura de enfermedades cardiovasculares.

La app de salud de Apple, vista desde un iPhone. Foto: Apple

De hecho, en mayo de 2018 una adolescente estadounidense de 18 años aseguró que el Apple Watch le salvó la vida al detectar un acelerado ritomo cardíaco que escondía una grave enfermedad silenciona. Esta noticia fue compartida por el mismo Cook en sus redes sociales, que dijo que historias como esta "nos inspiran a soñar en grande y empujar más fuerte cada día". Este mes, un hombre dijo que su Apple Watch también le salvó la vida al detectar su fibrilación auricular.

"Estamos a la cabeza de esto", aseguró el directivo en su entrevista de esta semana con CNBC. El portal tecnológico Axios agrega que "Apple ya ha invertido años para comprender la tecnología y establecer relaciones con hospitales, médicos y reguladores", y que, "a diferencia de una nueva app o función del móvil, estas cosas son difíciles de duplicar rápidamente para los rivales". Pero será solo el tiempo el que determine si Apple, en efecto, será recordada principalmente por sus aportes a la salud.

A pesar de los avances de Apple hay un sector de profesionales médicos que se muestra crítico al respecto, al considerar que este es uno de esos casos en los que "tener más datos no es mejor". "Más información médica puede llevar a que personas perfectamente saludables realicen visitas innecesarias al doctor y que bloqueen nuestro sistema de salud", dicen, según una entrevista de The Verge.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad