Alexa, el servicio inteligente por voz de Amazon

Esta voz de género neutro busca igualdad en la tecnología

stop

Crean una voz de género neutro para que los asistentes virtuales como Siri o Alexa ofrezcan una tercera alternativa asexuada (ni voz de hombre ni de mujer)

Barcelona, 21 de marzo de 2019 (16:09 CET)

La científica social Julie Carpenter afirma que asistentes de voz como Siri (de Apple) o Alexa (de Amazon) refuerzan una tradición anacrónica de roles de género porque no pueden tener género neutro. La investigadora de la relación entre robots y humanos es una de las creadoras de Q, la primera voz sin género para asistentes virtuales.

"Según lo que sabemos sobre otras tecnologías que son medios de comunicación, entendemos que la representación social, o la omisión de la representación social en los medios, es importante para influir en los valores sociales", defendió Carpenter, que apunta que hay un vínculo entre la falta de representación social y la represión de minorías.

La científica participó en la creación de Q de la mano de la agencia creativa Virtue Nordic, la comunidad LGTBI danesa (Pride Copenhague), la asociación en favor de la igualdad en la tecnología Equal AI y las productoras Koalition Interactive y thirtysoundsgood. Y este es el resultado; así suena la primera voz que se propone no tener género:

"Nuestro sueño es que Q sea la tercera opción de voz para Siri y Alexa"

En la mayoría de los asistentes de voz de empresas como Google, Apple y Amazon, entre otras, existe la opción de elegir si se conversa con un hombre o una mujer, y usualmente la voz por defecto es la femenina, lo que le ha valido críticas a estas compañías por vincular exclusivamente las cualidades femeninas a la asistencia.

No deja de ser interesante que sea una voz femenina la que siempre tiene que estar disponible, la que cargue con las responsabilidades, la que actúa como servidumbre y la que da direcciones para llegar a un lugar. Esto da pie a reproches de movimientos feministas, pero también de activistas de la diversidad que afean que las opciones sean binarias (solo hombre y mujer).

Estos activistas alegan que hay muchas personas que no se reconocen ni en el género feminino ni en el masculino, y que para estos individuos no existen asistentes de voz que les representen. Esta situación es la que inspiró la creación de Q, una voz de género neutro cuyos desarrolladores quieren incluir en las opciones de voz de los asistentes virtuales.

La voz de Q se desarrolló con una frecuencia de entre 145 y 175 hercios que es considera por expertos en audio como neutral, con un tono intermedio que no se asocia a ninguno de los géneros binarios normativos. La voz fue probada ante más de 4.000 personas que se identifican como no binarios y los desarrolladores usaron sus feedbacks para perfeccionarla.

"Nuestro sueño es que Q sea tomada en cuenta como tercera opción para Siri y Alexa. Estamos invitando a las tecnológicas a colaborar con nosotros y no estamos cobrando nada por Q", dijeron los creadores a Fast Company.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad