El director de Inteligencia Artificial (IA) de Google, Jeff Dean, durante su intervención en un evento destinado a la prensa en la sede de Google en Tokio. EFE Nora Olivé

Google quiere que "todo el mundo tenga una vida más saludable"

stop

El director de Google Health, David Freinberg, rompe el silencio de la compañía tras conocerse que accedió a los datos sanitarios de millones de personas

Daniel Domínguez

El director de Inteligencia Artificial (IA) de Google, Jeff Dean, durante su intervención en un evento destinado a la prensa en la sede de Google en Tokio. EFE Nora Olivé

Madrid, 21 de noviembre de 2019 (19:21 CET)

Google quiere mejorar tu salud. Y la de todo el mundo, aunque no tenga su consentimiento. Para ello la tecnológica recopiló los datos sanitarios -a través de un acuerdo con la red de hospitales Ascension- de millones de pacientes de Estados Unidos con el pretexto de "brindarles una mejor atención". Sin embargo esta información solo fue pública gracias a una investigación The Wall Street Journal ampliada después por Forbes, por lo que cabe preguntarse si la compañía vulneró la privacidad de los sujetos de estudio. 

Bajo el nombre Nightingale, Google dio acceso a la información recopilada para el proyecto hasta a 150 de sus empleados, incluyendo al equipo encargado del desarrollo de soluciones de inteligencia artificial. Después de que los medios se hicieran eco de esta práctica, la compañía ha mantenido el silencio hasta este miércoles, cuando David Freinberg, director de la división sanitaria de la tecnológica, dio las explicaciones pertinentes a través de un artículo publicado en su blog. 

Según el responsable de Google Health, su propósito es "hacer que todo el mundo lleve una vida más saludable". "El sistema sanitario promedio en Estados Unidos tiene 18 apartados electrónicos de registros, nuestros médicos y enfermeras sienten que son empleados de datos en lugar de personal sanitario", afirma Freinberg.

El ejecutivo rememora otras herramientas desarrolladas por la tecnológica -hace alusión a Gmail, Translate y Search- para recordar que pueden adaptar su tecnología para dar solución a los problemas de los usuarios. Para ello, la misión del proyecto Nightingale busca hacer el registro de salud "más útil, más accesible y más fácil de encontrar" al incorporar todos los distintos sistemas en una única interfaz. 

Freinberg concluye alegando que los datos recopilados "no pueden ser usados" para otro propósito que no sea el de "proporcionar servicios" a los ciudadanos. En este sentido, una de las implementaciones que prevé Google pasa por incorporar tecnologías de inteligencia artificial, algo que según la firma "anticipará la detección de enfermedades". 

Predecir enfermedades, el gran reto de la inteligencia artificial

Una de las implementaciones que prevé Google pasa por incorporar tecnologías de inteligencia artificial, algo que según la firma "anticipará la detección de enfermedades". Precisamente, ese es el gran desafío que encuentra la medicina moderna: ir por delante de las enfermedades antes incluso de que estas se manifiesten en los pacientes. 

Otro de los grandes objetivos de la inteligencia artificial aplicada a la medicina es la de predecir la muerte de un paciente. Aunque por el momento se considere un punto cuanto menos lejano, sí se han hecho significativos avances en otros campos. 

Una revolucionaria terapia desarrollada por la farmaceútica catalana Grifols -denominada Ambar- consiguió disminuir en un 61% la progresión de los pacientes con Alzheimer en estadio moderado, después de un ensayo clínico con más 500 pacientes bajo estudio. Otro estudio elaborado por el Instituto Spectrum concluyó con el desarrollo de una app para smartphone que permite la detección ​de trastornos mentales como la depresión a través del análisis de fotografías. Ambas estaban desarrolladas gracias a la contribución de la inteligencia artificial. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad