La red de la OCU acumula quejas por regalos de tecnología dudosa

stop

La Organización de Consumidores y Usuarios y sus asociadas europeas ofrecieron tablets baratas sin wifi ni pantalla táctil. La matriz belga Test Achats fue condenada por publicidad engañosa

El rey Felipe VI con el presidente de la OCU, Miguel Martínez Cuadrado.

Madrid , 11 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

Los regalos baratos que la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y sus organizaciones afines usan para captar nuevos socios han levantado una ola de quejas por publicidad engañosa. La OCU junto con la belga Test Achats, la italiana Altroconsumo y la portuguesa Deco Proteste forman parte de la empresa Euroconsumers, radicada en Luxemburgo.

Esta compañía compra a una filial en Hong Kong los regalos que las asociaciones de consumidores utilizan para captar nuevos socios. La promoción más reciente de la OCU para adherir nuevos suscriptores (y obtener más ingresos) es un smartphone de 7,5 euros que ya está comenzando a dar problemas.  

"A mí me ha llegado el móvil y el táctil va fatal no puedo ni meter el número pin. No sé si el táctil es muy malo o está defectuoso", escribió Sandra Runavi en una publicación que recomendaba la suscripción a la OCU para recibir el teléfono. "A mí me pasa lo mismo. ¿Está defectuoso o es que es así?", preguntó Iki Galilea. "Al mío le pasa exactamente igual", añadió José Jorge Moreno.

Para obtener este tipo de regalos, las asociaciones que defienden los derechos de los consumidores (y que, en teoría, no tienen fines de lucro) pagan 15 millones de euros al año a su filial hongkonesa, tal como ha confirmado Test Achats a Economía Digital. Ningún portavoz de las organizaciones ha aclarado el destino final de las operaciones en Hong Kong ni si distribuyen beneficios, tal y como ha exigido la asociación Facua-Consumidores en Acción.

Las falsas tabletas  

Los productos chinos han causado conflictos a Test Achats, la asociación de consumidores belga que controla el entramado empresarial del que forma parte la OCU. El Jurado de la Publicidad Ética, un órgano que estudia anuncios comerciales engañosos, dictaminó en 2013 que la asociación de consumidores belga violó la ley de protección al consumidor y el código de ética de la publicidad de la Cámara Internacional de Comercio. Promocionó como tableta un dispositivo del tamaño de un iPhone 5 que no tenía pantalla táctil ni wifi.

El diario belga Le Soir reseñó que el gadget sólo servía como cuadro de fotos con algunas funciones adicionales. "El primer elemento preocupante es la falta de información sobre el fabricante del aparato: no hay ninguna mención de la marca. Presentado como un regalo a "alta tecnología", la "tableta" es, en última instancia, un marco de fotos con algunas características adicionales", explicó la publicación en sus artículos.

La organización tuvo que pedir disculpas por el error "semántico" de su publicidad y reconoció que decenas de usuarios habían pensado que se trataba de "dispositivos parecidos al iPad" cuando, en realidad, el regalo de la asociación belga de consumidores era mucho más limitado.  

La organización justificó que el producto era un simple regalo de bienvenida y que los suscriptores se podían dar de baja cuando quisieran. Las mismas tabletas fueron promocionadas en España como gancho para la captación de nuevos socios a la OCU. Un grupo de usuarios del célebre ForoCoches vertió críticas y burlas sobre el regalo. 

Promociones agresivas

La OCU defiende su modelo de captación de socios a través de promociones agresivas. Asegura que, por no recibir subvenciones, necesita captar socios por medio de los regalos. La OCU es una organización sin ánimo de lucro que posee, en asociación con Test-Achat, la empresa OCU Ediciones SA. La compañía ha logrado levantar, con las cuotas de los socios, un negocio que alcanza una facturación anual de 25 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad