Fotografía: Caleb George en Unsplash

La visión artificial como impulsor de las 'smart cities'

stop

Visión artificial y reconocimiento facial suscitan preocupación por cuestiones de privacidad, pero son clave para el desarrollo de ciudades inteligentes

Madrid, 22 de marzo de 2019 (13:59 CET)

El concepto de "smart cities" o ciudad inteligente se refiere al desarrollo de zonas urbanas que utiliza la tecnología para incrementar la calidad de vida de los usuarios, el desarrollo económico y social; también para la sostenibilidad y la resiliencia, la capacidad de la ciudad para resistir catástrofes naturales o situaciones de emergencia.

Optimizar la gestión de una ciudad pasa por la captación de información mediante tecnologías conectadas incorporadas en las infraestructuras de la ciudad. De este modo, a través de sensores y dispositivos inteligentes y conectados, los gestores de la ciudad obtienen datos —como por ejemplo la afluencia del tráfico rodado o de público en las redes de transporte— que posibilitan la gestión inteligente de la ciudad.

La visión artificial simplifica la captación de datos

Recientemente hemos tenido ocasión de hablar sobre visión artificial con Alex Liu, country manager de Dahua Technology, una compañía especializada en servicios y soluciones de vídeo basadas en IoT que recientemente se ha establecido en España.

"El desarrollo de las ciudades inteligentes", explica Liu, "pasa por la capacidad para sentir el pulso y captar los datos de una ciudad a través de la visión artificial". La visión por ordenador, la combinación entre visión automática e inteligencia artificial, permite que una misma cámara cumpla diversas funciones, simplificando, flexibilizando y abaratando la red de dispositivos conectados encargados de 'sentir' la ciudad.

En este sentido los recientes avances visión automática están demostrando el potencial de las cámaras más allá de la videovigilancia, su uso más conocido hasta ahora y probablemente el que suscita mayor preocupación para mucha gente.

Más allá de la videovigilancia

"Es cierto que el primer uso de las cámaras de videovigilancia ha sido principalmente el de la seguridad, pero también pueden aplicarse con otros fines como los coches autónomos o para mejorar el tránsito peatonal en una ciudad," explican investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid. "Estas nuevas aplicaciones de la visión automática van a contribuir a la consecución de los propósitos asociados a las ciudades inteligentes."

Como ejemplo, una misma cámara con visión automática es capaz  de realizar varias tareas simultáneamente: contar peatones y vehículos, detectar espacios de aparcamiento libres, identificar vehículos de emergencia para facilitar su paso y a la vez detector por la noche la presencia de peatones para ajustar la potencia del alumbrado público, ahorrando energía. 

La visión automática también es capaz de alertar antes situaciones anómalas, como vehículos averiados o situaciones de riesgo, mientras que el reconocimiento facial, convenientemente regulado, es un valioso aliado en casos de búsqueda de personas desaparecidas y vulnerables.

"Teniendo esto en mente —explica Alex Liu— en Dahua Technology hemos desarrolado la estrategia “Heart of City” (HOC) que unifica todas las innovaciones de la compañía incluyendo la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y el internet de las cosas (IoT) para facilitar el desarrollo de las operaciones de una 'smart city' y hacer que cualquier ciudad sea más inteligente, más segura y más sostenible, y mejore la calidad de vida de sus ciudadanos." 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad