Fotografía: Hubble en Unsplash
stop

Cuando el usuario parpadea dos veces seguidas las lentillas aprovechan la electricidad que se produce en el ojo para cambiar de forma y ampliar la imagen

Madrid, 29 de julio de 2019 (11:24 CET)

Investigadores de la Universidad de California en San Diego han desarrollado unas lentillas que se controlan con los movimientos del ojo, como hacer zoom para ampliar lo que el usuario está mirando cuando se parpadea dos veces consecutivas.

El desarrollo de esta lentilla se engloba en la categoría de robots o máquinas flexibles o blandas construidos con materiales elásticos, como polímeros plásticos, gelatina o geles. Carecen de partes rígidas o metal para operar en colaboración con los seres humanos y en los seres humanos. Generalmente funciona con la electricidad producida por el cuerpo humano o mediante campos electromagnéticos externos.

  • Las lentillas anunciadas por los investigadores utilizan las señales electrooculograficas (EOG), la electricidad que produce el ojo al moverse en diferentes direcciones y también al parpadear.
  • La lentilla está compuesta por dos capas de polímeros elásticos dieléctricos que cambian de forma cuando reciben una corriente eléctrica determinada.

Los cinco electrodos situados en los bordes de la lentilla captan la corriente eléctrica producida por el doble parpadeo, provocando que el elastómero con forma de lente de la capa superior de la lentilla cambie de forma y posición separándose de la capa inferior, produciendo un efecto zoom o de ampliación de la imagen.

  • Los investigadores creen que este tipo de lentillas tendrán aplicaciones en prótesis oculares, en lentes de contacto ajustables y en telemedicina y cirugía a distancia, dicen los investigadores.
  • También permitirá controlar dispositivos y robots con los ojos, y proporcionar ayuda a las personas con movilidad reducida y con baja o nula visión, ya que en muchos casos el movimiento del ojo es independiente de la capacidad para ver.

El uso de materiales biocompatibles abre la posibilidad a que este tipo de robots se apliquen directamente en cuerpo humano con fines médicos: ingeridos, este tipo de robots blandos y biocompatibles pueden explorar el aparato digestivos o depositar medicamentos a zonas concretas del intestino.

En el futuro este tipo de robots de gominola realizarán pequeñas intervenciones quirúrgicas en el interior del cuerpo humano, y después se disolverán o desecharán del cuerpo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad