Fotografía: Walklake

Robots que examinan a los escolares en busca de enfermedades

stop

En China cada mañana un robot analiza el rostro y las manos de miles de niños edad preescolar en busca de síntomas de enfermedades

Madrid, 29 de mayo de 2019 (12:03 CET)

Fiebre, sarpullidos, llagas en la boca o enrojecimiento de los ojos o inflamación en la garganta son algunos de los síntomas que buscan los robots Walklake cada día entre los alumnos en edad preescolar (entre 2 y 6 años) de 2000 colegios chinos.

Utilizando cámaras, sensores térmicos y algo de inteligencia artificial para el reconocimiento de imágenes, el robot Walklake apenas necesita tres segundos por cada alumno para determinar si padece alguna enfermedad.

En caso de detectar algún síntoma el robot automáticamente emite un aviso al profesor o enfermero de la escuela, según New Scientist, para que decida si el niño puede continuar en el colegio o si debe irse a casa. 

Fotografía: Walklake
Fotografía: Walklake

La tecnología de reconocimiento de imágenes e inteligencia artificial aplicas a la medicina se está probando como un método efectivo para detectar enfermedades de forma automática y de manera temprana, y está próximo a cambiar la industria sanitaria.

Sin embargo el uso del robot Walklake suscita algunas dudas y divide a los profesionales y a la opinión pública por su doble filo: por un lado en teoría permitirá reducir la propagación de enfermedades contagiosas, especialmente en regiones con pocos recursos y profesionales médicos.

Una "pesadilla" para la privacidad

Por otro lado hay quien considera su utilización como una "pesadilla" para la intimidad: a pesar del aspecto amigable y del rostro sonriente del robot, diseñado para simpatizar con los niños, siempre existe el riesgo "real" de que terceras personas accedan a los datos y a la información obtenida por el robot, según expertos en ciberseguridad citados por la publicación.

En China, sin embargo, está socialmente aceptado el papel del gobierno como ente vigilante y supervisor.

En el país asiático el uso del reconocimiento facial se aplica incluso como sistema de identificación para acceder al metro y aligerar el flujo de pasajeros en las saturadas estaciones. 

Allí también las formas policiales hacen uso del reconocimiento facial para vigilar y detener a delincuentes potenciales a través de su sistema de vigilancia llamado Skynet, que cuenta con 170 millones de cámaras en todo el país, aunque hay quien cuestiona la efectividad: dela tecnología de vigilancia china asegurando que no es tan penetrante ni tan efectiva como hace creer el gobierno.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad