Los serie 3 de BMW mutarán a coches híbridos

stop

El nuevo motor permitirá una potencia de 245 caballos y reducirá el consumo de gasolina por debajo de los dos litros; la autonomía eléctrica será de 35 km

 Alcaldes y dirigentes del PP, en Barcelona./EFE/Toni Garriga

01 de diciembre de 2014 (15:40 CET)

BMW ultima un híbrido construido a partir de un modelo convencional. Será el primer vehículo de una saga que apostará por la electrificación de todo el sistema. La base que el fabricante alemán ha elegido es la serie 3. Reducirá el consumo a dos litros y la caída de las emisiones de CO2 dejará los niveles por debajo de los 50 gramos por kilómetro. El motor eléctrico se combinará con uno convencional de gasolina de cuatro cilindros EfficientDynamics con tecnología TwinPower turbo.

Gracias a esta arquitectura, el serie 3 híbrido ofrecerá prestaciones similares a los actuales modelos de seis cilindros. La potencia final del coche enchufable será de 245 caballos, con un par motor de 400 nm. El motor eléctrico tiene una autonomía de unos 35 kilómetros y una velocidad máxima de 120 km/h. BMW explica en una nota que la berlina de la serie 3 es ideal para el desarrollo de un vehículo híbrido ya que, provista únicamente con un motor de combustión convencional, es capaz de establecer “un nuevo listón de consumo entre los modelos de su segmento”.

Recargable en casa

El motor y su electrónica funcional provienen de la tecnología eDrive, ya utilizada en los modelos BMW i3 y BMW i8, que recibe la energía de una batería de ión-litio. Su acumulador puede cargarse en cualquier toma de corriente doméstica, y está montado debajo del espacio del maletero. La electrónica funcional se ocupa de un convertidor refrigerado por líquido para el accionamiento del motor eléctrico, del abastecimiento de la energía proveniente del acumulador de alto voltaje a la red de a bordo y, además, del control central de las funciones específicas del sistema híbrido.

La función driving experience control, que se encuentra en la consola central, permite seleccionar un modo de conducción que se adapte a las preferencias del conductor. De esta manera se activan funciones de reglaje de la suspensión y se seleccionan las características de cambio de marchas (hasta ocho), por lo que también se modifica la estrategia de funcionamiento del sistema híbrido.

Dos opciones de conducción

El usuario puede activar la conducción puramente eléctrica y exenta de emisiones o el modo de ahorro de energía con el que se mantiene constante el nivel de capacidad de la batería. Además, el coche tiene un asistente que considera el nivel de carga de la batería y la el trayecto que se va a recorrer para controlar el sistema de propulsión del modo más oportuno.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad