Samsung presentó el Galaxy S20 este martes, dos semanas antes del inicio previsto del MWC 2020. EFE / Yonhap

Las marcas ya no dependían del MWC para lanzar sus nuevos móviles

stop

Hace años que los principales fabricantes de móviles lanzan sus novedades antes del MWC, por lo que ya no necesitaban el salón para lograr todas las miradas

Madrid, 13 de febrero de 2020 (04:55 CET)

Después de la presentación el martes por la noche, hora española, de la nueva serie Galaxy S20 de Samsung —formada por los modelos S20, S20 Plus y S20 Ultra, además del plegable Galaxy ZXiaomi será probablemente la siguiente de las grandes esperadas en presentar su nueva serie de smartphones Mi 10, también antes de la fecha prevista para que empezara el MWC 2020, suspendido este miércoles.

Todo apunta a que Xiaomi podría incluso empezar a comercializarlo a finales de esta semana o durante la que viene. Estas son solo dos muestra de algo que ha venido sucediendo en los últimos años. Pese a que el Mobile World Congress era sin duda un escaparate, ya no lo necesitaban para lanzar sus novedades y tener notoriedad. De hecho, esta notoriedad es más difícil si todos presentan en cuatro días y la atención se divide. Renunciar, pues, al salón, era así más sencillo.

Siguiendo el repaso por marcas, el gigante chino Huawei era poco probable que llevase una flagship al MWC dado que presentó la serie Mate 30 en septiembre del año pasado, mientras que LG —con una minúscula cuota de mercado— ya se había descolgado por temor al coronavirus y presentará sus productos en un evento aparte.

OnePlus no suele presentar sus flagships en el MWC, por lo que de haberlo previsto para este MWC 2020 habría sido la excepción.

Sony sí que es de las que suelen utilizar el MWC como base de lanzamiento de nuevos móviles de referencia. De hecho suele ser de las primeras. Tanto que para entrar a su rueda de prensa siempre ha habido que estar en el MWC temprano, antes de que el MWC abriese "oficialmente" sus puertas.

Pero este año y debido a la potencial amenazada del coronavirus, Sony no iba a hacer su habitual rueda de prensa, y en cambio había optado por retransmitirla en vídeo por Youtube, con lo que en la práctica la presentación se mantienía "igual".

Sumandos estos y algún que otro fabricante —incluyendo Apple, que nunca ha estado en el MWC— al final y a efectos de móviles de referencia para el año 2020 ya está vendido casi todo el pescado, aunque alguna —como Samsung— pudiera tener guardado algún modelo de gama media para el MWC.

Pero lo cierto es que las pocas marcas que se reparten el mercado de los móviles no utilizaban —ni dependían— del MWC para el lanzamiento de productos; lo exponían, sí, pero en realidad el grueso de su cobertura informativa ya quedó cubierta con invitados de prensa en el momento del lanzamiento.

La carrera por ser el primero (o por ir por libre)

De un tiempo a estar parte, las marcas han ido compitiendo por ser las primeras en mostrar sus nuevos productos en una especie de carrera motivada por la economía de la atención, por el temor a que su novedad se diluya entre los anuncios de otras marcas y las noticias sobre el inicio del MWC. No solo eso, sino que ya es habitual que las filtraciones por internet resten novedad, precisamente, a casi cualquier cosa nueva.

Además de Samsung, que desde hace años hace los lanzamientos importantes antes (e, incluso, años atrás, después) del MWC, ya el año pasado tanto Huawei como Xiaomi revelaron sus móviles estrella en horas previas al comienzo formal del MWC, el domingo anterior; pero para entonces Samsung se había adelantado a los adelantados desvelando el Galaxy Fold varios días antes y muy lejos de Barcelona, en San Francisco.

Más cerca del MWC, en el Palau de Congressos de Catalunya — pero tampoco en el MWC— el año pasado Xiaomi presentó antes del inicio de la feria su Mi MIX3 con conectividad 5G, y este año al parecer ya tenía previsto adelantarlo.

Adelantarse hasta liberarse del yugo del calendario

Esto no es una práctica de ahora, ni mucho menos tenía que ver con el coronavirus o con la posibilidad de que no se celebrase el MWC 2020, como ha sucedido. Hace tiempo que lo que que comenzó siendo presentaciones en horas previas al MWC pasó después a días previos al MWC. Y ahora incluso meses o semanas antes, según se mire el calendario.

Así entre unos y otros en las últimas ediciones la gran feria de la telefonía móviles no había acogiso grandes lanzamientos o lanzamientos verdaderamente esperados de móviles. Algunas marcas aprovechan también el CES de Las Vegas que se celebra justo antes, en la primera semana de enero. Ha sido el caso de las versiones Lite de los Galaxy S10 y Note10, este mismo año.

Esta cerrera por anticiparse a todos es algo que sucede durante todo el año. También como anticipo a otras grandes ferias tecnológicas como la IFA de Berlin, cuyo comienzo suele coincidir con el incio del mes de septiembre.

Así, en los últimos años, los modelos Galaxy Note, por ejemplo, se han presentado primero en los días previos a la celebración de la IFA —caso del malogrado Note 7, malogrado tal vez por la necesidad de llegar a tiempo— pillando a la prensa tecnológica en la bañador.

Los últimos Note han "adelantado ese adelantamiento" y se han anticipado tanto como al 9 o 10 de agosto, haciendo de paso un juego entre la numeración de la serie y la fecha de presentación y en cierto modo dejando de ser un aldeano a la IFA para establecerse en fechas propias y ajenas a cualquier feria que es, precisamente, por lo que hace no tanto se criticaba a Apple.

"Apple no puede dejar que sean otros los que marquen sus tiempos," dijo hace años un portavoz de Apple cuando le preguntaron por su ausencia continuada en el MWC. Así que al final la carrera por anticiparse al MWC tal vez ha sido también una carrera de las marcas por liberarse, para no dejar que sea un tercero el que marque sus tiempos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad