Fotografía: History in HD, en Unsplash
stop

En una entrevista el presidente EEUU sugiere la necesidad de regular Twitter, y cree que la red social tal vez merece una demanda por "actividad ilegal"

Madrid, 11 de julio de 2019 (14:57 CET)

Twitter es desde hace tiempo un objetivo del dedo acusador de Donald Trump. El principal motivo ya es conocido: Trump está convencido de que Twitter y otras redes sociales, como Facebook, manifiestan un evidente "sesgo" hacia la izquierda, hacia los demócratas.

Así lo dijo el presidente de EEUU en una entrevista para la Fox: "Tengo millones y millones de seguidores, y sin embargo mucha tiene dificultades seguirme en Twitter, y también dificultan que llegue mi mensaje," dijo.

En la entrevista Trump también acusó a Twitter de participar en "posibles actividades ilegales" por favorecer a los demócratas. Y añadió Trump que tal vez sea necesario "legislar para estimular la competencia."

Cuando salió elegido hace ahora algo más de dos años, Trump ya se mostraba partidario igualmente de incrementar la competencia en el terreno que dominan Facebook y Twitter, según recogió entonces Axios, pero en cambio se mostraba contrario a regular las redes sociales.

La Casa Blanca no invita ni a Twitter ni a Facebook a un encuentro sobre redes sociales

Ahora se ha sabido que la Casa Blanca no ha invitado ni a Facebook ni a Twitter a un encuentro sobre medios sociales programado con "líderes digitales", según la CNN Business, "para conversar en profundidad sobre las oportunidades y los retos del entorno online actual."

Según las fuentes citadas por la CNN "no ha sorprendido a nadie" porque el encuentro "será una sesión de quejas de la derecha que no tiene como objetivo discutir seriamente algunos de los problemas en torno a las grandes tecnológicas."

La semana pasada The Washington Post anticipó que la Casa Blanca había invitado al evento a personajes de la derecha que se habían mostrado "extremadamente críticos" con las compañías de redes sociales, y que "respaldan la teoría de que Facebook y Twitter tienen prejuicios contra los conservadores y censuran su discurso."

Según Gizmodo, la Casa Blanca todavía no ha anunciado públicamente quién asistirá a ese encuentro.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad