El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg. Foto: EFE
stop

El fundador y presidente de Facebook, Mark Zuckerberg, debe testificar sobre sus políticas de privacidad cada tres meses ante los reguladores

Barcelona, 24 de julio de 2019 (18:43 CET)

El Gobierno de Donald Trump confirmó este miércoles la multa de 5.000 millones de dólares (en torno a 4.500 millones de euros) impuesta hace dos semanas por la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) a Facebook por sus violaciones a la privacidad de los usuarios. También le obligó a depositar 100 millones de dólares (unos 90 millones de euros) a la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) por mentir a sus inversores.

La FTC defiende que es una "multa histórica" a Facebook, solo superada por los más de 13.000 millones de dólares que tuvo que desembolsar la plataforma petrolífera Deepwater Horizon, responsable del mayor vertido de petróleo de la historia, en 2010, en el golfo de México. Pero los críticos dicen que la multa a la tecnológica afecta en muy poca medida unas arcas que tan solo en 2018 obtuvieron un beneficio de 22.100 millones de dólares.

Las críticas por la cuantía de la multa están de alguna forma fundamentadas. Cuando Mark Zuckerberg anunció a sus inversores, en abril, que reservó 4.500 millones previendo una sanción millonaria por la investigación de la FTC, en una hora la bolsa le compensó con ocho veces esa partida. La firma revelará sus resultados del segundo trimestre este miércoles, por lo que lo mismo puede pasar ahora que el castigo está confirmado.

Zuckerberg no puede alegar ignorancia

Por eso, quizás, es más interesante lo que el acuerdo al que Facebook llegó con la FTC recoge sobre la responsabilidad directa que Zuckerberg debe asumir de ahora en adelante en materia de privacidad. El fundador y presidente de la firma está obligado ahora a testificar personal y trimestralmente para dar fe de su cumplimiento del acuerdo y para informar de los avances de su empresa para proteger los datos de los consumidores.

Si Zuckerberg no formaliza sus informes en este sentido cada tres meses ante la comisión reguladora, se expone a penalizaciones civiles y criminales, según informan NPR y The Wall Street Journal. De esta forma, el Gobierno estadounidense se asegura que cualquier futura violación a la privacidad por parte de Facebook será responsabilidad de Zuckerberg y no de su entramado empresarial. Él tendrá, sí o sí, que dar la cara.

Una declaración falsa, como ha estilado la compañía en el pasado, expondría a Zuckerberg a sanciones a título personal. "No hay forma de que el CEO pueda esconder la cabeza bajo el ala", afirmó el jefe de la unidad de cumplimiento de la FTC, James Kohn. "No hay defensa de idiota", añadió, usando el término anglosajón para cuando un acusado se declara inocente por ignorancia de hechos de los que se espera que tenga conocimiento.

Si bien la FTC asegura que la sanción multimillonaria a Facebook es, también, "un mensaje a las demás tecnológicas", lo cierto es que obligar a Zuckerberg a testificar y a hacerlo sin poder tirar de la estrategia de "yo no sabía nada" es un mensaje mucho más firme para el sector tecnológico. Significa que lo que se ha permitido hasta ahora ya se permitirá más, y que este puede ser el comienzo de una verdadera defensa de la privacidad.

¿Puede Facebook cambiar sus formas?

Este acuerdo es el resultado de una larga investigación por la brecha de información de Cambridge Analytica, uno de los mayores escándalos que ha afrontado Facebook en su historia, pero no el único. La compañía reaccionó al castigo diciendo que "no se trata solo de reguladores, sino que se trata de reconstruir la confianza con la gente", prometiendo –como siempre– cuidar de mejor manera la privacidad de sus usuarios.

Zuckerberg, fiel a su estilo, escribió que "tenemos la responsabilidad de proteger la privacidad de las personas" y encontró la ocasión para congratularse porque "ya trabajamos duro para cumplir con esta responsabilidad". El fundador de Facebook prometió que, ahora que está obligado a dar cuentas ante los reguladores, su compañía va a "establecer un estándar completamente nuevo para nuestra industria".

La FTC advirtió de que "Facebook deberá llevar a cabo una revisión de sus políticas de privacidad de cualquier producto, servicio o práctica, nuevo o modificado, antes de ser implementado y documentar todas sus decisiones relacionadas con políticas de privacidad". Unos 2.400 millones de usuarios mensuales activos de la red social (y otros millones de clientes de Instagram y Whatsapp) cuentan con que esta vez sea cierto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad