Los coches voladores desembarcarán en 2024 en las grandes ciudades

El director ejecutivo de Lacuna Technologies, Hugh Martin, vaticina que su comercialización es cuestión de años, lo que provocará un desafío legislativo

Presentación del coche ‘volador’ PAL-V Liberty en Barcelona. EFE

Los coches voladores podrían ser una realidad comercial en 2024, pero el auténtico desafío será la creación de leyes y regulaciones para controlar el tráfico aéreo. Es el pronóstico de Hugh Martin, director ejecutivo de Lacuna Technologies, empresa de tecnología que ayuda a las ciudades a crear normativas para el transporte.

Martin explica para CNBC que la comercialización de coches voladores es cuestión de años. Pone como ejemplo a diversas empresas que ya están en ello, como Xpeng (fabricante china de coches eléctricos) o Fiat Chrysler.

Este verano, la empresa Klein Vision logró que su Air Car, coche volador, completara un vuelo de más de media hora entre los aeropuertos de Nitra y Bratislava, en Eslovaquia.

Según este experto tecnológico, la llegada de vehículos aéreos no implica que automáticamente los cielos de las grandes urbes se conviertan en escenas de una película de ciencia-ficción.

Cuando aparezcan los primeros modelos, algunas personas podrán permitírselos. Pero aun así, el director ejecutivo de Lacuna Technologies cree que lo normal será que estos dueños de coches voladores prefieran seguir conduciendo autos de toda la vida y mantenerse en carretera.

Hasta la llegada de una regulación consistente al respecto, “conducir vehículos que se mantengan en la carretera seguirá siendo la forma más segura de viajar”, explica Martin. “Lo que sí ocurrirá es que estos primeros coches voladores se usarán para transportar paquetes, materiales, maletas… Será una ventaja mayor de la que creemos”.

Infografía sobre la evolución del coche volador Sky Drive de Toyota. Agencia EFE

En cuanto a las normativas, las ciudades cada vez están más preocupadas sobre cómo podrán gestionar el tráfico una vez los coches aéreos sean una realidad.

El experto tecnológico vaticina normas que especificarán los lugares en los que un coche puede despegar, viajar por el aire o aterrizar. También habrá zonas restrictivas, horarios de navegación aérea, reglas de distanciamiento

“Se tardará mucho en dar con la solución correcta para cada paso. Tienes que imaginar que en lugar de tener un solo aeropuerto en cada ciudad clave, habrá miles de aeropuertos repartidos”.

En el caso de Estados Unidos, Martin adelanta que la Administración Federal de Aviación y la NASA están colaborando con proveedores de drones o de taxis aéreos para poder crear un mapa más o menos realista del tráfico aéreo del futuro.

Noticia original: Business Insider

Autor: Daniel Cáceres