La empresa detrás del programa espía a políticos independentistas está al borde de la quiebra

NSO Group, la firma desarrolladora de Pegasus, está en dificultades debido a la poca liquidez que maneja y a las enormes deudas, según Moody's

Shalev Hulio, CEO de NSO Group, entrevistado en el programa ’60 Minutes’.

NSO Group es la empresa israelí detrás de Pegasus, un programa espía que cobró relevancia en todo el mundo hace unos años, cuando se supo que estaba detrás de un masivo ciberataque que explotó una vulnerabilidad de WhatsApp. 

La compañía siempre ha asegurado que vende sus servicios a autoridades y estados, y que su finalidad es precisamente ayudar a combatir el terrorismo y el crimen internacional. Sin embargo, el año pasado se supo también que Pegasus había afectado a políticos independentistas catalanes. Una fuente anónima adujo en Motherboard que España había sido cliente de la firma.

Este mismo año una investigación de varias ONG, entre ellas Amnistía Internacional, revelaban que Pegasus había afectado a cientos de móviles en todo el planeta y en decenas de estados: entre ellos reyes, políticos, líderes de la oposición, periodistas y activistas de todo tipo.

Lo que ahora es novedad es la posibilidad de que NSO Group acabe declarándose en bancarrota. La compañía tecnológica está asomándose al default, según publica esta misma semana Bloomberg. Para entender las razones sobre por las que se hunde este lucrativo negocio que supone el ciberespionaje hay que entender qué pasó hace unas semanas.

NSO Group, en la lista negra de EEUU

Y lo que pasó es que el Departamento de Estado de EEUU incluyó a principios de noviembre a NSO Group en una lista negra, según la cual las empresas norteamericanas no podrán hacer negocios con la firma. Junto con NSO se incluyó otras firmas, como Candiru, que también desarrollan programas espías desde Israel.

Aunque la entidad gubernamental adujo que esta no era una represalia contra los países que habían hecho uso de estos servicios, EEUU sí reconocía en ese momento que herramientas como Pegasus suponían una amenaza para la seguridad nacional. El CEO de WhatsApp confirma que los funcionarios de países aliados de Estados Unidos han sido objetivo del ‘malware’ de NSO

WhatsApp confirma que los funcionarios de países aliados de Estados Unidos han sido objetivo del ‘malware’ de NSO

Ahora NSO se enfrenta, según cuenta Bloomberg, a una deuda superior a los 500 millones de dólares. Y seguirán quemando dinero el año que viene, a medida que las restricciones que le ha impuesto EEUU sigan haciéndose notar todavía más, según el servicio para inversores de Moody’s.

La calificación que esta agencia le ha dado al rating de NSO ha disminuido a Caa2, que de los ocho grados de recomendación para invertir es el más bajo. Todos estos problemas los tiene NSO Group, además, apenas dos años después de haber alcanzado una valoración de mercado superior a los 1.000 millones de dólares.

NSO, que no ha querido participar ni hacer declaraciones en el reportaje de Bloomberg, también reconoció un flujo de caja negativo en 2020 debido al descenso de los ingresos. Esa escasa liquidez implica que la firma está en riesgo de quiebra. Moody’s estima que la deuda de la compañía podría superar hasta 6 veces y medio lo que ingresa la misma en todo un año.

Uno de los responsables de la delicada situación financiera de NSO Group es el CitizenLab de una universidad canadiense. Es el nombre que recibe un equipo de investigación que desde hace años persigue y analiza este tipo de empresas, cuyo mercado se puede comparar con los mercados de armas internacionales.

Noticia original: Business Insider

Autor: Alberto R. Aguiar