La naranja española pierde a su rival más peligroso: Sudáfrica cancela sus ventas a Europa

Los productores sudafricanos dicen que dejar de exportar "voluntariamente" y porque la UE ha detectado 10 incumplimientos de la normativa fitosanitaria

naranja sudafrica

Un empleado sudafricano selecciona fruta en la última línea de trabajo abierta

La asociación de productores de cítricos de Sudáfrica ha decidido cancelar las exportaciones de naranja a Europa. De este modo, la naranaja española pierde a su rival más peligroso que ya introdujo la plaga del cotonet y ahora amenaza con la falsa polilla y la mancha negra. Con esta decisión también se pierde al rival comercial que más bajaba los precios al inicio de la campaña al colocar la fruta más tardía del hemisferio sur cuando empezaba la campaña en el hemisferio norte. 

Los naranjeros sudafricanos desvelan que el cese de las exportaciones se produce después de que la Unión Europea haya detectado hasta en 10 ocasiones envíos en los que no se había cumplido con la normativa fitosanitaria de la mancha negra. Los productos del hemisferio sur apuntan también al «tradicional mayor riesgo que suponen las naranjas variedad Valencia durante el final de la temporada de exportación a la Unión Europea».

«El cierre de mercado se realizará de manera escalonada», advierten la asociación de productores de cítricos sudafricanos a sus socios que, según la zona de producción, dejarán de exportar naranjas entre el 16 y el 23 de septiembre. También puntualizan que esta decisión no afectará a mandarinas, pomelos y limones. Una de las cuestiones que queda por dilucidar es cuándo desaparecerá la naranja sudafricana de los supermercados e hipermercados y es reemplazada por fruta nacional.

Tanto desde la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA) como desde el Comité de Gestión de Cítricos se ha incidido en que la importación de plagas desde Sudáfrica viaja también con las mandarinas y los pomelos, a los que se les debería pedir también el tratamiento en frío mientras que no es necesario en el caso de los limones.

Sudáfrica asegura que sí frena la mancha negra pero no actúa con la falsa polilla

La postura de los productores sudafricanos es que se debe priorizar «el acceso continuo al mercado de la Unión Europea en el largo plazo» y, por ello, aseguran que «se esta implementando el sistema de mitigación de riesgos fitosanitarios de la mancha negra en Sudáfrica».

Sin embargo, cuando se habla de la falsa polilla se muestra el enfrentamiento con Europa y nula vocación de impedir la transmisión de plagas. Aseguran que se encuentran ante un «desafío agravado por las recientes regulaciones injustificadas y discriminatorias de la falsa polilla aprobadas por la Unión Europea, lo que requerirá que los países africanos exportadores implementen un tratamiento en frío obligatorio y drástico para las naranjas que se dirigan a la región».

Según sus datos, se han paralizado en los puertos europeos un total de 1.350 contenedores que les han supuesto unas pérdidas de unos 11,5 millones de euros. Cumplir con la reciprocidad en el sector agrícola de no transmisión de plagas es para Sudáfrica «una seria amenaza» que quieren saltarse vía la Organización Mundial del Comercio diciendo que es «contraria a la evidencia científica, por lo que es arbitraria e innecesariamente restrictiva del comercio».

La evidencia científica que desde el sector citrícola valenciano se tiene constatada es que el tratamiento en frío evita la superviviencia de larvas de la falsa polilla, igual que elimina la mosca del mediterráneo cuando los cítricos españoles viajan a Estados Unidos con el coste que supone el tratamiento fitosanatario.

Al margen de la postura oficial de los productores sudafricanos de negar la plaga de la falsa polilla, Sudáfrica ha iniciado ya una retirada de Europa que es visible en su propias estadísticas, tal y como ya publicó Economía Digital. La retirada de la naranja, sin embargo, no soluciona todo el problema citrícola español ya que Sudáfrica tiene todavía permiso para enviar mandarinas sin tratamiento en frío y, por tanto, con riesgo de transmisión de plagas. La campaña de la naranja Navelina empieza en octubre mientras que la mandarina Clemenules se empieza a recoger en noviembre.

larraz
Ahora en portada