La patronal valenciana exige acabar con el atasco burocrático de las renovables

El presidente de la CEV asegura que en Valencia solo se han autorizado 43 MW, mientras en Castilla-La Mancha y Extremadura superan los 2.000 MW

Placas solares fotovoltaicas. Pixabay.

Placas solares fotovoltaicas. Pixabay.

La Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana denuncia el «atasco burocrático» que está experimentando la instalación de energías renovables en la región durante el año 2022. Según la organización, la Comunitat instaló en 2021 solo 43 MW y, en lo que llevamos de 2022, 6 MW, cifras muy inferiores a las de otras comunidades autónomas como Castilla-La Mancha y Extremadura, que han visto crecer su potencia instalada en renovables en más de 2.000 MW, o Aragón y Andalucía, en más de 1.000 MW.

La CEV crítica a los partidos políticos y les exige una actuación «más responsable» porque «al tiempo que exigen que las empresas y los territorios sean más sostenibles, ponen límites a las renovables». En concreto, denuncia bloqueo por parte de «algunas Consellerias» que actúan «en clave electoral» y advierte del peligro de que decaigan los proyectos que sigan bloqueados en enero y pierdan los puntos de conexión concedidos por Red Eléctrica. «El sesgo político en ciertas áreas de la Administración contra los proyectos de renovables no puede cercenar la necesaria transformación energética», señala el presidente de la CEV, Salvador Navarro.

Cinco propuestas para agilizar los trámites

Navarro, urge a desbloquear la situación actual y propone una serie de puntos. En primer lugar, acortar los plazos establecidos para el otorgamiento de los permisos por parte de la Administración y garantizar su cumplimiento, aplicando siempre que sea posible el silencio positivo. En segundo, permitir la realización simultánea de los distintos trámites necesarios.

En tercer lugar, dotar a la Administración de los medios de personal necesarios que permitan el cumplimiento efectivo de los plazos que se establezcan o incluso valorar la posibilidad de subcontratar parte de los procesos. En cuarto lugar, aprovechar la oportunidad que supone el uso de la digitalización y los procesos telemáticos, lo que implicará una gran simplificación de los trámites. Y, en quinto lugar, simplificar los trámites utilizando en los casos en los que sea posible la figura de la Declaración Responsable (como mínimo, en licencias de obras y actividad) y homogeneizar los procesos entre las distintas Administraciones que participan en determinadas autorizaciones (estatal, autonómica, municipal y organismos afectados).