Ford Almussafes vuelve a renunciar al Perte del coche eléctrico al centrarse en el de combustión

El fabricante americano de coches, que ya renunció a 106 millones en 2022, justifica su nueva renuncia en "el nuevo plan de producto para Europa"

Dos trabajadores con un vehículo en la fábrica de Ford en Almussafes. Foto Rober Solsona / Europa Press

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Ford ha vuelto a renunciar al Perte del coche eléctrico. Como ya hiciera en agosto de 2022, cuando renunció a 106 millones de euros que tenía adjudicados, la multinacional americana con fábrica en Almussafes (Valencia) ha rechazado las ayudas que tenía concedidas en el Perte II así como a participar en los programas de coche eléctrico convocados.

Oficialmente, la compañía ha dicho: «Los gobiernos nacional y regional han sido socios fundamentales para asegurar las nuevas inversiones de Ford en Valencia. Si bien hemos informado al Gobierno del desistimiento de nuestras solicitudes de ayudas al PERTE, en coherencia con el nuevo plan de producto para Europa, esperamos continuar nuestra colaboración con ambos Gobiernos”.

La multinacional Ford aceptó a principios de año 37,6 millones de euros procedentes de la línea de baterías de la segunda convocatoria del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica del Vehículo Eléctrico y Conectado (Perte VEC), con el objetivo de establecer una planta de ensamblaje de baterías en la fábrica de Almussafes (Valencia).

De este modo, Ford Almussafes ya ha renunciado a más de 143 millones de euros de ayudas públicas por no coincidir el objeto de la convocatoria con lo que después presentarse a la convocatoria ha decidido fabricar en Almussafes.

En 2022 montó un consorcio con empresas valencianas para optar al Perte del coche eléctrico después de que Ford Europa decidiera que sería Almussafes la planta que se electrificaría mientras que Saarloouis sería la que cerraría. En agosto de 2022, los planes de electrificación para la planta valenciana seguían firmes con la adjudicación de la plataforma GE-2, heredera de la actual GE-1 donde se ensambla el Mustang eléctrico.

El calendario de Ford, pese a la petición de ayudas al Perte, no coincidió con lo que contemplaba la convocatoria ya que entonces se puso de manifiesto que la electrificación no llegaría a Almussafes a mediados de 2026. En el verano de 2022, Ximo Puig, entonces presidente de la Generalitat, negoció sin éxito con Pedro Sánchez una flexibilización de los plazos que no se logró.

Ante la seguridad de que Ford Almussafes no iba a fabricar coches eléctricos antes del 30 de junio de 2026, se decidió renunciar a los 106 millones preadjudicados, tal y como desveló en exclusiva Economía Digital.

La decisión de fabricar coches eléctricos, sin embargo, se mantuvo ya que el 10 de enero de este año (hace sólo cuatro meses), Ford aceptó otros 37,6 millones de euros para la fabricación de una línea de baterías ligada la construcción de un coche eléctrico.

Los planes, que fueron desvelados el pasado viernes por UGT, consisten en la fabricación de un nuevo vehículo multi-energía que se venderá en Europa y fuera de Europa con un volumen estimado de 300.000 vehículos al año.

Comenta el artículo

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp