Ford se empequeñece en Europa: prevé 3.200 despidos en sus oficinas centrales

El sindicato aleman IG Metall asegura que no se detendrá ante los recortes de Ford en Europa

Martin Sander, responsable de la electrificación de Ford en Europa a la izquierda, junto a Stuart Rowley, el expresidente de Ford Europa

Ford ha arrancado otra reducción de plantilla, en este caso de 3.2oo despidos en Europa pero, esta vez, no está relacionada con el exceso de mano de obra en las fábricas por el distinto montaje que requiere el coche eléctrico sino contras los “white neck”. El objetivo de los despidos será el personal de administración, ventas y desarrollo. Ford Europa se desinfla devolviendo carga de trabajo a América.

Según recoge Reuters, el objetivo serían 2.500 despidos en el área de ingeniería y desarrollo de producto mientras que las otras 700 salidas serían administrativos. El centro de los despidos se produciría en Alemania. La respuesta por parte de los sindicatos alemanes no se ha hecho esperar.

«Si las negociaciones entre el comité de empresa y la dirección en las próximas semanas no garantizan el futuro de los trabajadores (…) no nos detendremos con las medidas que podrían afectar seriamente a la empresa, no solo en Alemania, sino en toda Europa», ha señalado IG Metall, tras una reunión que ha celebrado esta mañana después de que desde el pasado viernes la prensa alemana fuera adelantando los planes de la marca americana en Europa.

Previo a estas declaraciones, Martin Sander, responsable de electrificación de Ford Europa y de Ford Alemania, aseguró en un mensaje a los trabajadores de Ford que era consciente del revuelo que se iba a formar con el anuncio de despidos. Por ello, aclaraba sus planes: «Seguimos comprometidos y actualmente estamos acelerando nuestros planes para construir un Ford rentable y sostenible en Europa, basado en una cartera totalmente eléctrica de vehículos icónicos (…) Esta transformación requiere un cambio significativo en la forma en que desarrollamos, construimos y vendemos vehículos Ford, y tendrá un impacto en nuestra estructura organizativa, el talento y las habilidades que necesitaremos en el futuro».

El directivo añade: «Nuestros planes de reestructuración no son definitivos, y sería inapropiado que comentara antes de que hayamos completado las discusiones con todos los interlocutores sociales y sindicatos en Europa y hayamos acordado el camino a seguir. Puedo reconocer que la mayoría de nuestros equipos de habilidades se verán afectados a medida que alineamos los recursos con nuestro plan de negocios, pero también habrá oportunidades de crecimiento, nuevas habilidades que debemos adquirir y oportunidades de desarrollo en muchos de nuestros equipos de habilidades».

Para concluir, Sander daba por hecho que desde Alemania se generarían «más titulares negativos en toda Europa«, a lo que añadía: «Permítanme asegurarles que no haremos comentarios en la prensa hasta que hayamos tenido la oportunidad de compartir nuestros planes con nuestros empleados tan pronto como el acuerdo sea definitivo».

La compañía anunció el año pasado una inversión de 2.000 millones de dólares (unos 1.840 millones de euros al cambio actual) para expandir la producción en su planta de Colonia (Alemania) y fabricar un modelo totalmente eléctrico. Esta fábrica actualmente produce el Ford Fiesta, así como motores y transmisiones.

Asimismo, la estrategia de la marca norteamericana pasa por lanzar siete nuevos modelos eléctricos en Europa, construir una planta de ensamblaje de baterías en Alemania y constituir una empresa conjunta de fabricación de celdas de níquel en Turquía.