Ximo Puig diseña un plan para evitar el ERE de Ford antes de elecciones y trasladar el Perte a 2027

El PSOE valenciano necesita que Sánchez acepte el mecanismo Red para los ERTE, que Bruselas autorice el cambio de fechas límite del Perte y que Ford haga firme su calendario para Valencia

Ximo Puig en su última visita a Ford Almussafes junto a la ministra de Industria, Reyes Maroto, y directivos de Ford

La automoción es la gran baza electoral de Ximo Puig para revalidar su gobierno y, por eso, tiene un plan en el que Rebeca Torró, consellera de Política Territorial, es una de las ideólogas. La patada hacia delante diseñada da dos años de margen. La idea es que los empleados de Ford Almussafes entren en ERTE dentro del mecanismo Red para que no se mermen sus derechos y que Ford obtenga también 24 meses adicionales (hasta junio de 2027) para aclarar sus proyectos en Almussafes dentro del marco del Perte. En resumen, Ximo Puig busca garantizarse antes de las elecciones autonómicas que Ford Almussafes tendrá todo lo necesario para continuar y que la automoción valenciana no tendrá ningún disgusto más en forma despidos masivos traumáticos o falta de inversión.

Salvadas las dudas de Volkswagen con la gigafactoría de Sagunto, Ximo Puig ya prepara su campaña electoral basada en la automoción. Pero para que el discurso no tenga manchas, quedan por esclarecer las que aún tiene Ford Almussafes. Las certezas son que a largo plazo habrá coches eléctricos con la plataforma GE-2 del Mustang Mach-e y que a corto plazo se plantea un ERE importante. Es imposible acertar las cifras y optimista hablar de que sobrará sólo el 20% de la plantilla. Eso supone 1.200 personas, una cifra demasiada alta como para lograr un pacto sin enfrentamiento sindical y menos con unas elecciones autonómicas a la vista. Ni siquiera la salidas de prejubilados, cuestión que al margen de este plan se puede producir, solucionaría el problema.

El plan de Ximo Puig tiene el siguiente contexto. El problema a corto plazo es que Ford ha anunciado de diversas formas que va a realizar ajustes de personal. Teniendo en cuenta que los modelos S-Max y Galaxy se dejarán de producir en abril y las elecciones municipales (y posiblemente las autonómicas) están previstas para mayo, la coincidencia entre el periodo de consultas del ERE y la campaña electoral es altamente probable.

Ahí es donde aparece el mecanismo Red, que permite que la plantilla entre en un ERTE especial en el que se cobra del paro sin gastar el derecho a percibir la prestación por desempleo al contrario de los actuales ERTE que sí lo consumen. El mecanismo incluye formación para un nuevo puesto de trabajo. En el caso de Ford Almussafes, enseñaría a empleados que ensamblan vehículos de combustión (o sus motores) a montar coches eléctricos (y sus baterías).

La ventaja de este mecanismo Red es que, en cuanto se aplique, se puede meter a toda la plantilla. Por tanto, afectaría a los que podrían haber sido despedidos (y que con esta formación optarán a trabajar en Volkswagen Sagunto o su parque de proveedores), a los que la compañía tendría en un ERTE por falta de pedidos o piezas y a los que necesite para trabajar (que podrían trabajar los días que necesitara la planta). Al margen de la negociación por la diferencia de salarios que percibe un empleado cuando está en ERTE en vez de trabajando, el mecanismo daría dos años de balón de oxígeno en el que no haría falta ni despidos ni pérdida de derechos para los trabajadores mientras la empresa tendría un enorme ahorro de costes en su momento de menor producción.

La esperanza es que esta vez el Ministerio de Trabajo no ponga problemas. Élvira Ródenas, directora general de Trabajo, recibió el encargo de Ximo Puig de hacer «todo lo posible» por salvar los empleos de la cerámica. Hay 8.700 en ERTE, como informó este periódico pero su propuesta de que la cerámica creara un nuevo supuesto para poder acceder al mecanismo Red fue rechazado por la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. En el caso de la automoción, diversas fuentes socialistas del gobierno valenciano consultadas consideran que no hace falta «encaje» ya que la situación de Ford Almussafes cumple con todos los requisitos para activar este mecanismo.

De momento, el sindicato UGT ya ha mencionado el mecanismo Red como una de de las posibles necesidades de la plantilla de Ford Almussafes. Mientras tanto, Anfac no contempla la medida. Ford no se pronuncia al respecto.

De serie, el plazo del mecanismo Red es de 12 meses con dos prórrogas de seis meses. Un mayor plazo sólo se conseguiría con un acuerdo del Consejo de Ministros, es decir, un asunto que lo tendrá que solucionar el nuevo ejecutivo tras las elecciones generales. De momento, el plan supondría un balón de oxígeno para 2023 y 2024.

La renuncia a 106 millones del Perte por parte de Ford que fue desvelada por Economía Digital se produjo porque los fondos europeos exigían que las inversiones financiadas estuvieran ejecutadas a 30 de junio de 2025. Rebeca Torró explica a este periódico que el objetivo es que Bruselas acepte retrasar el plazo a 30 de junio de 2027. Si se lograra 31 de diciembre de 2026 podría ser suficiente ya que, como confirmó Reyes Maroto, ministra de Industria, en su última visita a la planta valenciana, Ford se ha comprometido a tener operativa una plataforma eléctrica en Almussafes en 2026.

Y aunque el plan de Ximo Puig cuadra con la información disponible de los planes de Ford (al margen del necesario beneplácito que tiene que dar Podemos y Bruselas a las dos iniciativas previstas), el problema sigue siendo la falta de confirmación en la estrategia para Europa por parte de Ford.

La última información publicada por este periódico ayer referente a los recortes previstos por la recesión en Europa en la que vuelve a anunciar recortes y cambios en «cómo y dónde construimos nuestros vehículos y componentes» incluye necesidades que concuerdan con el plan de Ximo Puig. «Necesitamos volver a capacitar a nuestra plantilla«, advierte el «Equipo de liderazgo europeo» que ahora firma los comunicados internos que en su momento rubicaba Stuart Rowley, presidente de Ford Europa hasta que deje el cargo a final de este mes de noviembre.

Ahora en portada
Banco Mediolanum da por segura la guerra de depósitos