La fiscalía pide prisión para un diputado provincial del PP por presuntos malos tratos

carlos gil en una imagen de archivo

El político lleva en la Diputación desde 2019. Fuente: Twitter

La Diputación de Valencia sigue en el centro de la actualidad. Tras el procesamiento de 15 cargos de esta institución, la Fiscalía ha solicitado este martes una pena de 10 meses de prisión para un diputado provincial del Partido Popular, Carlos Gil, por presuntos malos tratos a su mujer.

Desde el PP se ha suspendido cautelarmente de militancia a Gil y también de su cargo como coordinador general del PP en la provincia de Valencia. El político ha negado los hechos y ha declarado que la denuncia presentada por su mujer es una «falsedad». De momento, tampoco ha renunciado a la Alcaldía de Benavites, que lleva ocupando desde el 2011.

Al popular se le acusa de un delito de maltrato en el ámbito familiar y un delito leve de injurias. Por ello, además de prisión se pide diez días de localización permanente; la privación del derecho a la tenencia y porte de armas durante tres años; la prohibición de aproximarse a la mujer a menos de 300 metros durante dos años; y el pago de una indemnización de 90 euros para la víctima por las lesiones causadas.

PSPV y Compromís

La semana pasada se conoció el procesamiento del exvicepresidente de este organismo, Jorge Rodríguez, y de 14 cargos del PSPV y Compromís por un presunto delito de prevaricación administrativa y malversación de fondos públicos. Respecto a este tema, el PP de la provincia de Valencia solicitó la dimisión de Rodríguez como alcalde de Ontinyent (Valencia).

En un comunicado el presidente provincial del PP de Valencia y portavoz en la Diputación, Vicente Mompó, manifestó la «mala imagen que transmiten estas actitudes hacia la ciudadanía».