Puig carga contra Ayuso por querer abrir en Semana Santa: “Va en dirección prohibida”

Las comunidades debatirán en el seno del Consejo Interterritorial de Salud un plan conjunto de restricciones para las fiestas

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, descarta rebajar el plan de restricciones por la Covid-19 / EFE

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, descarta rebajar el plan de restricciones por la Covid-19 / EFE

El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, ha hecho público su malestar con el Gobierno de la Comunidad de Madrid por intentar mantener abiertas las fronteras de la capital durante la Semana Santa, a pesar del rechazo explícito que ya han mostrado el resto de autonomías que temen que pueda desencadenar una nueva fase de brotes de coronavirus.

Esto es como cuando uno va en dirección prohibida en la autopista. Si todos los coches van en la misma dirección habría que hacer un cierto análisis de por qué sucede”, ha expresado el líder socialista valenciano durante una entrevista en Antena 3.

Puig ha insistido en que es “difícil de entender” la postura de Isabel Díaz Ayuso, que apuesta por flexibilizar las medidas de contención, a pesar de que la Comunidad de Madrid es la región que cerró la semana con una mayor incidencia acumulada y con los peores datos de ocupación en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de toda España.

Tenemos que generar una atmósfera favorable a la contención. Es cierto que el cansancio pandémico existe y todos tenemos muchas ganas de que pase ya”, ha subrayado el presidente valenciano.

No es el primer encontronazo que los dos líderes autonómicos han mantenido a lo largo de la legislatura. La libre circulación de los ciudadanos madrileños durante la segunda oleada de Covid-19 ya provocó fuertes críticas desde la Comunidad Valenciana. La batalla política se solventó entonces con la decisión de Ayuso de cerrar sus puertas únicamente durante los puentes festivos del mes de diciembre.

Sanidad busca alcanzar un consenso en el Consejo Interterritorial

La última decisión quedará en manos del Consejo Interterritorial de Salud, en el que todos los consejeros autonómicos se dan cita semanalmente con la ministra de Sanidad, Carolina Darias, para afrontar las estrategias conjuntas en la pandemia de coronavirus.

A pesar de sus discrepancias, Puig se ha mostrado por la labor de alcanzar un acuerdo entre las 17 autonomías en la próxima cita territorial para acabar con las discrepancias que ha despertado la celebración de la Semana Santa.

5332c5d6b6e4af9de69a491283fcc47aa2f62a78
Agentes de policía durante un control de movilidad por la pandemia de coronavirus. EFE

Es la mismo discurso que ha mantenido la titular de Sanidad, que se ha mostrado confiada en convencer a de Ayuso. «Voy a luchar que haya consenso también en la Comunidad de Madrid. Es necesario que en el próximo Consejo Interterritorial lleguemos a consensos”, ha remarcado Darias en una entrevista en la Cadena SER.

Sin embargo, la máxima responsable de la pandemia ha recordado que las decisiones que se adopten en el seno del Consejo Interterritorial son de “obligado cumplimiento” y que el marco de actuación continúa siendo el decreto de declaración del estado de alarma.

Puig no se moja con la reapertura de la hostelería

Las decisiones sobre la Semana Santa también mantienen en vilo al sector de la hostelería que aún no sabe si podrá abrir en las próximas semanas el interior de sus establecimientos en la Comunidad Valenciana, después de un largo periodo de severas restricciones. Las últimas medidas adoptadas por el Gobierno autonómico solo han facilitado el consumo en las terrazas.

Puig no ha dado pistas sobre cuándo se producirá la reapertura, aunque ha recordado que el contagio en espacios cerrados es mucho más probable que al aire libre. “Vamos a estudiar todos los informes que nos de salud pública. En función de lo que nos diga, se pondrán en marcha las medidas de flexibilización”, ha sentenciado.

Para aliviar la situación de bares y restaurantes, el presidente Valenciano ha insistido en la importancia de aprobar un pasaporte de vacunación que permita el regreso de los turistas desde el extranjero, una polémica medida que tiene el visto bueno de la Unión Europea, pero que ha despertado muchas dudas entre la comunidad científica.

Puig considera que es la única opción para recuperar la llegada de turistas europeos hasta la comunidad autónoma que en 2019 llegó a recibir a más de 30 millones de personas del extranjero. Sin su presencia, ve difícil que el sector se recupere, a pesar de que se levantasen las restricciones vigentes. “Incluso abriendo perdemos”, ha lamentado