Puig y Cantó ultiman detalles del pacto por los presupuestos

Toni Cantó insiste en la bajada de impuestos mientras el Botànic intenta conjugar sus apoyos

toni canto en les corts efe

Toni Cantó ha encarrilado el pacto de los presupuestos a su aprobación autonómicos en una reunión que tiene prevista el próximo lunes con Ximo Puig, con el objetivo de incluir una bajada de impuestos: «Estamos muy orgullosos, sería la única comunidad no gobernada por el PP y Ciudadanos que baje los impuestos en estos momentos». 

La principal condición que ponen los naranjas es que los partidos del Consell apoyen el fondo Covid-19 de 76 millones para los sectores afectados en la ley de presupuestos como esta bajada de impuestos en la ley de medidas fiscales o acompañamiento. Son los dos flecos que quedaron pendientes en la votación de enmiendas, aunque confía en que salgan adelante.

Aunque cantó cree que el Botànic tirará adelante sus enmiendas tal cual las propone, la negociación de los impuestos continúa parar cuadrar esta propuesta con la reforma fiscal que plantea el Botànic para que los ricos paguen más. La negociación de los impuestos continúa para cuadrar esta propuesta con la reforma fiscal que plantea el Botànic para que los ricos paguen más.

«Si todo va bien, cerraremos el acuerdo»

En todo caso, sería la primera vez que un partido de la oposición apoya los presupuestos de la Generalitat. «Si todo va bien, cerraremos el acuerdo y podremos decir que votaremos ‘sí'», ha declarado en un desayuno informativo a tres días de su reunión con el ‘president’ y líder del PSPV, tras destacar la negociación «titánica» de Ciudadanos durante las últimas semanas.

De momento, Cantó ha sacado pecho de sus propuestas aceptadas hasta ahora, como la contratación de 500 enfermeras y 250 médicos, la creación de 2.000 plazas en residencias de mayores (1.500 mediante colaboración público-privada que «el tripartito no quería), el bono de comercio, las ayudas a la FP, los ocho millones para el turismo o la ampliación del ‘Bono Viatge CV’. Son, a su juicio, medidas que van a mejorar la vida de los valencianos en este momento dramático.

Tras los presupuestos, ha confiado en que se mantenga el «canal de confianza» con Puig para «seguir aportando sentido común y centro y seguir consiguiendo acuerdos. Aunque ha agradecido la postura del PSPV, ha querido darle una «sensación de normalidad» porque cree que no debería ser extraño que gobierno y oposición abran canales para trabajar conjuntamente.