Ximo Puig y su consejero de Hacienda no se aclaran con la ofensiva fiscal contra Ayuso

El president pidió un impuesto a los ricos en Madrid, pero Vicent Soler admite que esa medida no es factible. Ahora, la exigencia es que la Comunidad "reparta" beneficios con las regiones que "la han hecho crecer"

Vicent Soler y Ximo Puig no se aclaran con la ofensiva fiscal contra Madrid. // EFE

Vicent Soler y Ximo Puig no se aclaran con la ofensiva fiscal contra Madrid. // EFE

La política fiscal de Isabel Díaz Ayuso se ha situado en la diana de la Generalitat Valenciana. El problema es que sus principales representantes no se aclaran con la estrategia de presión a seguir. Si hace unas semanas el presidente Ximo Puig pidió al Gobierno de Sánchez que implantara un impuesto a los ricos en Madrid, ahora su consejero de Hacienda ha admitido que la medida no es posible.

En una entrevista a El Mundo, Vicent Soler ha querido matizar las palabras de su jefe, afirmando que «no se refería a un impuesto», sino a una «responsabilidad».

Lo cierto es que el Gobierno central no puede imponer a las CCAA una tasa de estas características salvo que aplique una armonización fiscal a nivel nacional. Una cuestión que está generando un fuerte debate interno en el Ejecutivo.

Del impuesto a los ricos al «reparto» de Madrid

Consciente de ello, el consejero de Hacienda valenciano ha optado por proponer otras medidas para compensar al resto de comunidades autónomas por el «dumpling fiscal» de Madrid.

El objetivo, ahora, ya no es imponer a la Comunidad una mayor presión fiscal, sino que esa política emprendida por el gobierno regional repercuta positivamente en el resto de CCAA.

En ese sentido, Vicent Soler afirma que «lo importante aquí es que por razones políticas todos hemos contribuido de un modo u otro al crecimiento de Madrid, y lo que se plantea es cómo Madrid puede repartir con el resto de comunidades aquello que toda España le ha ofrecido«.

El consejero de Hacienda añade, en este sentido, que «si Madrid tiene una capacidad fiscal es porque tiene unas condiciones pre-fiscales diferentes». Por tanto, «el conjunto del sistema deberá plantearse cómo responder a esa singularidad madrileña para que todos tengamos las mismas oportunidades».

Sin avances en la reforma de la financiación

Más allá de las nuevas recomendaciones fiscales para Madrid, Soler analiza cómo están las negociaciones con otras comunidades autónomas para lograr un frente común a favor de la reforma de la financiación.

Sobre la interlocución con el gobierno del PP en Andalucía, destaca que esta reivindicación «no es partidista». Añade, además, que ambas regiones apuestan por la aplicación de «fondos de nivelación» mientras se aprueba la reforma para que las CCAA no tengan que acudir al FLA.

Vicent Soler reconoce, eso sí, que la reforma está totalmente parada, aunque elude criticar a la actual ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Sobre su compañera de partido, destaca que es mucho más dialogante que Cristóbal Montoro: «Él era un frontón».

El titular de Hacienda admite también que existe cierto temor en el PSPV a una ‘pinza’ entre Compromís y el PP a cuenta de la financiación autonómica, aunque destaca la unidad del Botànic a la hora de reflejar en los Presupuestos la existencia de una «infrafinanciación» que la oposición calificó de ficticia.

Además, advierte que la deuda generada es de 50.000 millones y que «ha de ser compensada por el Reino de España».

Avatar