El colectivo de docentes de grupos vulnerables, desatendidos por Marzà

El sindicato ANPE critica "la mala gestión" de la Generalitat respecto a este tipo de profesores

large

El sindicato ANPE emitió ayer un comunicado en el que critica «la mala gestión» de la Generalitat respecto al colectivo de docentes de grupos vulnerables y ha expresado su «preocupación» por el tratamiento que se ha dado a estos profesionales.

Tras su denuncia en la Mesa Sectorial celebrada el pasado lunes, ha hablado «sobre el silencio que estaba habiendo en relación a los docentes que en su momento declararon pertenecer a grupos de riesgo, se comenzaron a remitir a los interesados las resoluciones que determinan el nivel de riesgo asignado y las medidas a tomar en cada caso».

Así, ha mostrado, «después de analizar las resoluciones aportadas por afiliados y contrastar datos, su «malestar e inquietud por cómo la conselleria ha gestionado y resuelto estos expedientes a través de su servicio de prevención mancomunado (INVASSAT), que claramente ha podido verse como no ha sido capaz de sobrellevar la situación actual».

«De los casi 60.000 docentes, se presentaron unas 2.000 declaraciones por pertenencia a grupos vulnerables, apenas un 3% del total, que manifiesta cómo muchos docentes que perfectamente podrían haberse acogido a esta opción –por ejemplo por edad– han tratado de mantenerse en activo», ha apuntado el sindicato.

Igualmente, ha añadido que según los datos que ha podido recabar, «la resolución solo ha sido positiva para aproximadamente el 2,5 por ciento de las solicitudes», un porcentaje que «supone no llegar ni siquiera al 0,1 por ciento del total de la plantilla».

«Si las cifras ya por sí mismas hacen difícil creer que las resoluciones han sido correctamente evaluadas, el análisis de las mismas, donde la mayoría dictaminan que el docente tiene un nivel de riesgo 1 (NR1) y que consecuentemente deben incorporarse a su puesto de trabajo sin ningún tipo de adaptación ni de medida excepcional, nos hace concluir que la administración no está velando adecuadamente por la salud de sus funcionarios de educación«, ha planteado.

ANPE ha creado un modelo de «recurso de reposición para poder interponerlo en caso de haber recibido una resolución negativa a la declaración de pertenencia a grupo de riesgo», ha resaltado el sindicato.

Por otro lado, ha indicado que observa «con preocupación la situación de los pocos docentes a los que se ha resuelto positivamente su declaración ya que quedan apartados de la docencia hasta nuevo aviso, desaprovechando por completo toda su capacidad y experiencia».

El sindicato ha añadido que reclamó «insistentemente durante los últimos meses del curso pasado, planes alternativos de docencia telemática para que los grupos semipresenciales y los alumnos que no vayan a poder asistir a los centros, por pertenecer a grupos de riesgo» ante la COVID19.

«Los docentes que van a ser apartados de la docencia, junto a todos los que han sido valorados como de nivel de riesgo 1, podrían haber atendido perfectamente estas necesidades docentes si se hubiese realizado una previsión y organización coherente a la situación actual», ha insistido.