Las restricciones han causado casi 65.000 sanciones y más de 1.000 detenciones en Valencia

La mayoría de sanciones se han producido por superar el límite de personas reunidas en espacios públicos y privados

634b7a56b1a1c3674fe0168e5575d57b9c36692f

La Concejalía de de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia ha presentado hoy la Memoria del Área de Protección Ciudadana de 2020. El responsable de esta área del consistorio, Aarón Cano, ha ofrecido una rueda de prensa, en la que ha expuesto algunos de los datos.

Según este documento, se han producido 64.900 sanciones y 1.061 detenciones. La mayoría de las primeras se han producido por superar el límite de personas reunidas tanto en espacios públicos como en privados.

A esta le siguen no llevar mascarilla o llevarla mal puesta (25.821); y por no respetar el toque de queda (6.629). Por otra parte, las detenciones se han producido mayoritariamente por violencia de género (325), por atentado a la autoridad o desobediencia (170) y por violencia doméstica (99).

sanciones 2
Fuente: Concejalía de Protección Ciudadana. Elaboración propia.

Cano ha realizado una llamada de atención a aquellas personas que realizan fiestas privadas en domicilio y se piensan que no van a ser sancionadas porque no abren la puerta a la Policía: «Esto no evita la sanción porque se aplica la Ordenanza de Contaminación Acústica».

Respecto a las detenciones, ha señalado: «Ponen de manifiesto los niveles de tensión que en determinados momentos se han sufrido en las viviendas y hay que estar atentos y poner más énfasis en políticas sociales».

Además, los conflictos vecinales se han incrementado un 82%, «lo que demuestra una mayor presencia en las viviendas y más conflictividad», ha resaltado el edil. Del total, un 61% de las mismas es por molestias por ruido y un 12% por salubridad e higiene.

El edil ha indicado que con las nuevas medidas se va a incrementar el control en las terrazas de la hostelería igual que en otros espacios dado que «la Policía Local no es una policía de terrazas».

Así mismo, ha apuntado que desde la Concejalía ven con «inquietud» la desescalada porque está conllevando una relajación de las actitudes de la ciudadanía. En este sentido, ha recalcado: «Tenemos que estar con la guardia subida porque esto no ha pasado y hay situaciones que pueden complicarse mucho. Superar una ola no evita una siguiente ola».

Así, apuestan por una desescalada lenta con dos grandes retos: la lucha contra la violencia de género y contra los delitos de odio.