Ikea tiene una maceta de un euro que no se congela a temperaturas bajo cero

La multinacional sueca Ikea tiene a la venta un macetero ideal para los meses de frío que vienen por delante

En Ikea piensan en todo. La cadena de tienda sueca de muebles low cost no diseña sus productos a lo loco. Todo lo contrario. Piensan muy bien la usabilidad de sus artículos. Buscan siempre una o más funcionalidades en sus productos, además de darles un diseño atractivo y actualizado. Y en ocasiones nos encontramos con artículos que solucionan problemas en los que ni siquiera habíamos pensado.

Así lo demuestra el macetero FÖRENLIG. Un artilugio que cuenta con una propiedad muy difícil de encontrar en el mercado. Y es que es de los que resiste temperaturas bajo cero sin romperse.

Macetero Foreling de Ikea

Ikea tiene una maceta ideal para los ambientes más fríos

Este macetero FÖRENLIG a la venta en Ikea presume de un diseño muy vanguardista y minimalista. Gracias a ello podrás decorar tu casa con las plantas o las flores que más te gusten sin que el macetero desentone con la decoración.

Por otro lado, este macetero de Ikea viene en color blanco. Mide 12 cm de altura, con un diámetro de 14 cm en la parte alta, 13 cm en la parte baja y 12 cm de diámetro para el contenido.  

Macetero Foreling de Ikea

La maceta FÖRENLIG de Ikea cuesta 1 euro

Asimismo, esta maceta FÖRENLIG de Ikea es apta para exterior o interior. Y su principal particularidad es que está diseñada para permanecer a la intemperie durante largo tiempo. Resiste temperaturas inferiores a los cero grados sin congelarse. Esto sí, debes vaciarla o cubrirla para que aguante las temperaturas más bajas.

Macetero Foreling de Ikea

Esta maceta no cuenta con orificios de drenaje, con lo que si tu planta necesita riego te convendrá tener alguno. Pero no te preocupes, está diseñada con materiales que permiten taladras con total facilidad y sin peligro de ruptura.

Pero atención, porque lo mejor todavía no lo sabes. Y es que este macetero de Ikea tiene un precio de solo 1 euro la unidad.

Robert Rodríguez