Lidl detecta una estafa con bitcoins que utiliza su imagen

La compañía de supermercados alemanes alerta de una supuesta artimaña contra los usuarios para quedarse con sus datos

No dejan de proliferar tácticas en la red que utilizan el bitcoin, la criptomoneda estrella, con fines ilícitos. La última víctima ha sido un usuario de los supermercados Lidl, que ha avisado a la compañía de recibir en su correo electrónico una campaña de dudosa credibilidad.

“Estoy recibiendo correo con indicios claros de estafa desde la dirección info@newsletter.lidl.es“, apelaba Luis Serrano, el afectado, a la compañía a través de su canal de Twitter. Ha sido la propia Lidl la que, en respuesta al usuario, ha confirmado que se trata de alguien que está utilizando su imagen con fines no definidos. 

“Confirmarte que este tipo de mensajes recibidos son un fraude que hemos detectado gracias a la colaboración de nuestros clientes y en el que nuestro departamento de seguridad ya está trabajando”, han contestado desde Lidl España.

¿En qué consistía dicha estafa? El usuario recibía un correo electrónico bajo el dominio de los supermercados Lidl en el que se le informaba de que se le había realizado un pago en bitcoin. Acto seguido, el mismo correo electrónico informaba de que el destinatario del correo podía retirar inmediatamente dicho importe, que en este caso ascendía aproximadamente a 15.000 euros. 

Ahí está la trampa. Todas estas estafas introducen enlaces maliciosos en estos correos electrónicos, con el objetivo de que quien los reciba pinche en ellos y termine facilitando los datos a un tercero no autorizado.

Por qué el bitcoin se utiliza como estafa

¿Cómo ha terminado el bitcoin siendo utilizado para realizar estafas? Por diferentes aspectos. Uno ha sido su popularidad. Por ejemplo, se ha extendido un tipo de estafa asociada al éxito en la inversión. El caso más repetido ha sido el de webs con fake news sobre famosos como Risto Mejide o Amancio Ortega, en las que se afirmaba que habían hecho fortuna gracias a la criptomoneda.

Otro factor a tener en cuenta ha sido la imposibilidad de rastrear quién compra y vende bitcoins. Esto ha provocado muchas estafas de extorsión. Cada vez son más empresas las que reciben correos en las que se les advierte (mintiendo, obviamente) que sus equipos han sido infectados. La solución: un pago en bitcoin a una cartera digital que se puede encontrar en la red, a diferencia de su titular.

Las estafas en Mercadona y Lidl, muy habituales

Los fraudes en internet con los supermercados y comercios populares son todo un clásico. Ya sea Lidl, o otras competidoras como Mercadona y Carrefour, ven a diario que su imagen es utilizada como reclamo, con campañas ficticias y ofertas que no existen.

El crecimiento de este tipo de prácticas ha obligado a la Policía Nacional o los Mossos d’ Esquadra a desmentir en sus canales oficiales algunas de estas trampas. Sin ir más lejos, el pasado mes de marzo se viralizó por los canales de Whatsapp una encuesta precisamente de Lidl que, a cambio de contestar una serie de preguntas, ofrecía una “recompensa exclusiva”. 

Como era de esperrar, se trataba una vez más de una estafa. En este caso, de phishing, como así se conoce a la táctica que los ciberdelincuentes utilizan para robar los datos de alguien y suplantarle la identidad. 

Otras veces son compañías como Mercadona las víctimas de las artimañas de los delincuentes que campan por Internet. El listado de fraudes es de lo más variado: desde falsas ofertas de trabajo hasta promesas de cheques en efectivo. Demasiado fácil para ser cierto.