La AP-7, a su paso por Tarragona, una de las autopistas de Abertis que troceará el Gobierno. EFE/Jaume Sellart

Abertis concentra el 40% de su negocio en Latinoamérica

stop

La compra de las autopistas mexicanas de Goldman dispara el negocio de Abertis en Latinoamérica pero también engorda su deuda

Xavier Alegret

Economía Digital

La AP-7, a su paso por Tarragona, una de las autopistas de Abertis que troceará el Gobierno. EFE/Jaume Sellart

Barcelona, 12 de octubre de 2019 (04:55 CET)

La compra de Red de Carreteras de Occidente (RCO) supone un impulso para la nueva Abertis de Atlantia, ACS y Hochtief, que en el año largo que llevan en la compañía no habían firmado ninguna compra mientras están a punto de perder negocio en España. La operación es un salto en Latinoamérica, que pasará a ser el 40% de su negocio en 2020.

Abertis anunció la compra este viernes del 50,1% de RCO a Goldman Sachs por 1.500 millones. Como adelantó Economía Digital, lo pagará sin endeudarse, utilizando fondos propios y créditos ya existentes. El fondo GIC tendrá el 19,9% y el 30% restante quedará en manos de inversores y fondos de pensiones mexicanos. La empresa española tendrá la gestión y consolidará el resultado en sus cuentas, por lo que se anotará todo su ebitda, pero también su deuda.

La compra elevará el ebitda, el beneficio ordinario antes de impuestos, uno de los indicadores más fiables de la situación de una empresa, en 375 millones de euros. Eso supone pasar de los 3.549 millones de 2018 a más de 3.924 millones, en una estimación de los resultados de 2020, cuando ya consolidará RCO, hecha por la propia Abertis.

De esos cerca de 4.000 millones, 1.538 corresponderían a Latinoamérica; es decir, el 39% del total. Pero el cálculo que ha hecho la compañía no tiene en cuenta la pérdida de concesiones en España. El 31 de diciembre vence la de Aumar, que gestiona parte de la AP-7 entre Tarragona y Alicante y la AP-4 en Andalucía. Esta pérdida supondrá que Abertis deje de lograr unos 250 millones de euros de ebitda, por lo que el peso de Latinoamérica subirá a cerca del 42%.

México competirá con Chile por ser el primer mercado de Abertis en Latinoamérica

Francia es el país en el que la concesionaria que dirige José Aljaro obtiene mayor ebitda, aunque supera por muy poco España. Actualmente, ambos mercados suponen cerca de un tercio del negocio de Abertis cada uno aproximadamente, mientras que Italia pesa el 6%. El resto corresponde a Latinoamérica.

México llegará al porfolio de Abertis a los grande, con el 11% del ebitda y compitiendo por ser su primer mercado en Latinoamérica. Actualmente, Chile es el mercado más rentable de la concesionaria de origen catalán en la región, con 420 millones de ebitda, seguida de Brasil, con 293 millones. Argentina supone 124 millones y Puerto Rico, 92.

Abertis también afronta un reto en Latinoamérica. Concretamente en Brasil, donde puede perder negocio pues acaba de vencer una de sus contratos, aunque también podría crecer con el gran concurso de carreteras que prepara el gobierno de Jair Bolsonaro. El problema es que tiene poco margen para comprar, y más tras la operación de RCO.

Abertis se endeuda todavía más

La otra cara de la compra de las autopistas de Goldman Sachs en México es la deuda. Aunque Abertis consiga pagarla sin endeudarse más, su pasivo subirá. Afrontará la compra con su caja, por ejemplo los más de 900 millones procedentes de Hispasat, y créditos ya existentes, pero como consolidará los resultados de RCO, también deberá sumar la deuda a sus balances. Y no es pequeña: 1.617 millones. Es decir, 4,3 veces su ebitda, una ratio bastante alta.

El problema para la empresa española es que llueve sobre mojado. No cuenta con una situación que le permita absorber la deuda de su filial mexicana sin despeinarse. Al contrario. Después de que Atlantia, ACS y Hochtief traspasaran a Abertis la deuda de la compra y que se autopagaran un superdividendo de 10.000 millones, el apalancamiento de la concesionaria se disparó hasta los 23.555 millones, más de 6 veces su ebitda.

RCO gestiona cinco concesiones que suman 876 kilómetros de autopistas, con modalidades de peaje físico pero también de peaje a la sombra, tipo de concesión en la que Abertis no solía entrar antes del cambio de propietarios. A la que le queda menos vida termina en 2025, mientras que la más importante, de 663 kilómetros con peajes, no vence hasta 2042. Esta concesión es precisamente la que acumula prácticamente toda la deuda, pero también la que genera más ingresos, 350 millones. Los ingresos totales de RCO en 2018 fueron de 411 millones.

Hemeroteca

Abertis
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad