Antoni Abad acumula cargos en Mútua de Terrassa

stop

El líder de la Cecot es nombrado presidente de cinco filiales de la mutua y vicepresidente primero del grupo

Xavier Alegret

Antoni Abad, presidente de la patronal CECOT, durante su reunión con la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, este miércoles
Antoni Abad, presidente de la patronal CECOT, durante su reunión con la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, este miércoles

Barcelona, 21 de diciembre de 2016 (06:00 CET)

Antoni Abad va ganando fuerza en su área de influencia, el Vallès. El presidente de la patronal de Terrassa Cecot, que quiere ser el patrón de patrones catalán, ha sido nombrado presidente de cinco sociedades del grupo Mútua de Terrassa, según publicó este martes el Registro Mercantil y confirmaron fuentes de la organización.

Egara, Egarmatic, Axioma Solucions Integrals i Serveis de Suport Sanitari, Inmobiliaria García Humet e Inmobiliaria La Cartuja son las cinco sociedades anónimas presididas por Abad desde hace unas semanas.

Estas son cinco de las trece filiales de Mutua de Terrassa, grupo que en septiembre cambió de presidente. Josep Parera, hasta entonces vicepresidente primero, sustituyó a Josep Betriu como presidente de la mutua. Con este relevo, Abad, que ya era vicepresidente, ascendió a la vicepresidencia primera.

Según explicaron fuentes de la compañía, el cargo de vicepresidente primero lleva asociada la presidencia de algunas de las filiales. Pero se trata de algo meramente organizativo y tiene un carácter institucional, añadieron: los cargos de la junta directiva se los reparten empresarios de la zona y no son ejecutivos.

Abad ha sido noticia en los últimos años por sus roces con Foment del Treball. Su presidente, Joaquim Gay de Montellà, le puso el foco y le amonestó hace un año por su expansión territorial. Aun así, la Cecot no cambió de actitud y Gay propuso, la semana pasada, la suspensión de la patronal de Terrassa como miembro de Foment. Finalmente, la junta de esta institución decidió darle hasta finales de enero para rectificar.

En medio de este choque, Antoni Abad ha hecho pública su intención de presidir Foment. Eso sí, en 2018, que es cuando están previstas las próximas elecciones. Hace años que ambiciona el puesto: en 2010, tras dudar, se posicionó finalmente a favor de Juan Rosell como presidente de Foment con el convencimiento  de que, cuando se marchara a la CEOE, sería su delfín.

No obstante, el elegido fue Gay de Montellà, y las relaciones entre ambos se torcieron. Siendo la Cecot la patronal más importante de Foment, Abad ni siquiera está en la junta, y ahora se encuentra a un paso de la expulsión. Mientras tanto, la organización de Terrassa intenta crecer a costa de sus socios en Foment.

Abad también ambiciona la presidencia de la Cambra General de Catalunya, la futura gran cámara catalana, si el Govern consigue tirar para adelante la polémica ley que regula estas instituciones. Según aseguraron fuentes empresariales, su nombre ha sonado para el cargo, por su cercanía al PDECat (la antigua Convergència) y al consejero de Empresa, Jordi Baiget, egarense de adopción.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad