Apax Partners recoge velas en España

stop

La firma de capital riesgo cerrará a finales de año su sede de Barcelona y pone el foco en América del Sur

02 de junio de 2013 (19:53 CET)

El mercado español ha dejado de ser una oportunidad para algunos fondos de capital riesgo. Es lo que considera el private equity británico Apax Partners, que ya empieza a recoger velas y prepara el cierre de su sede barcelonesa.

El primer paso que ha realizado la firma es la revocación de Borja Martínez de la Rosa de la cúpula de Apax Partners España. De la Rosa era director general de la filial española y ahora pondrá rumbo a Londres, donde permanecerá el centro neurálgico del fondo en Europa.

Lo mismo ocurrirá con el resto de personal de las oficinas de la capital catalana. Según fuentes internas de la compañía, los trabajadores están pendientes de concluir la recolocación en las oficinas londinenses, lo que se hará a lo largo de los próximos meses hasta el cierre definitivo de la sede ubicada en la Avenida Diagonal de Barcelona.

Plan de reestructuración

Primero fue Italia y, después, Apax ha decidido retirarse de España. La firma está en un proceso de reestructuración a nivel mundial. Considera que el mercado español no puede ofrecer ahora las operaciones multimillonarias que sí existían antes de la crisis.

Años atrás, Apax Partners se convirtió en primer accionista de Vueling y en 2005 compró Panrico a la familia Costafreda, La Caixa y Banc Sabadell por 900 millones de euros. Pero el negocio de los Donuts, el pan de molde y otros productos de bollería no funcionó como esperaba.

El 'caso Panrico'

Las pretensiones del fondo eran que Panrico saliera a bolsa, pero las pérdidas de la compañía y una deuda financiera de cientos de millones de euros enfriaron sus intenciones de empezar a cotizar. De hecho, la caída de ventas y la dudosa gestión del grupo provocó que en 2010 Apax entregara a los acreedores bancarios la propiedad de Panrico para liquidar parte de la deuda.

“La última operación importante fue la de Panrico. Estuvo a punto de cerrar otras inversiones, pero al final no salieron”, detallan fuentes cercanas al fondo de capital riesgo.

Hacia América del Sur

Con la sede europea localizada en Gran Bretaña y la previsión de desmantelar las oficinas de Barcelona a lo largo de este año, el actual presidente de Apax España, Oriol Pinya, y De la Rosa proseguirán la gestión del fondo desde Londres.

“El cierre de las oficinas de Barcelona significa un ahorro. Se evita pagar el alquiler, los viajes de los directivos a la sede de la capital británica y permite concentrar la actividadad desde un único centro en Europa”, informan los mismos interlocutores.

Para compensar el repliege en España, la compañía se ha lanzado hacia América del Sur. Concretamente, a Brasil, donde recientemente ha abierto una delegación. Esta oficina les servirá para llegar a otras ciudades de América Latina. Sus planes de expansión apuestan fuerte por la región aunque, por el momento, quieren consolidar su actividad en Brasil.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad