Barcelona puja por reeditar el Mobile World Congress hasta 2023

stop

EN JUEGO LA CAPITAL DEL MÓVIL

El director ejecutivo de GSMA, John Hoffman, en una rueda de prensa en Barcelona

en Barcelona, 08 de abril de 2015 (11:22 CET)

La carrera para acoger el Mobile World Congress (MWC) de 2018 a 2023 ha empezado. El director ejecutivo de GSMA, John Hoffman, ha dado el disparo de salida a la puja entre ciudades para captar un evento con un impacto económico de 436 millones. Hay una que parte con ventaja: Barcelona.

La capital catalana lleva desde 2006 organizando el congreso y ya ha formalizado su oferta ante la GSMA, una especie de patronal con mucha influencia en el sector.

Rivales por ahora desconocidos

Hoffman ha confirmado la recepción de la propuesta. "En los próximos meses haremos una recomendación a nuestro directorio. Volveremos a informar oportunamente al público de las novedades", señala en un escueto comunicado.

Por ahora, se desconocen los rivales que tendrá Barcelona para organizar el MWC otros cinco años más. En 2011, la última vez que GSMA adjudicó el congreso, compitió con Amsterdam, Colonia, Milán, Munich y París.

Han participado en elaborar la propuesta el Ministerio de Industria, la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona, Turisme de Barcelona, Fira Barcelona y la fundación de la capital del móvil.

Adjudicación de la capital del móvil

La reedición del congreso también implicará quedarse la gestión de la capital del móvil (Mobile World Capital Barcelona, MWCB), una iniciativa más transversal en la que se engloba el congreso junto a proyectos como acercar la tecnología a las escuelas o fomentar el desarrollo de un polo de innovación.

Barcelona ha dado los primeros pasos en este sentido, aunque su impacto real aún no se ha cuantificado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad