Bodegas Torres crece en 2014 gracias al turismo y las exportaciones

stop

La compañía vitivinícola logra un 5% más en ventas e invierte 15 millones de euros en instalaciones y actuaciones medioambientales

Torres Maczassek junto a la bodega Waltraud, en Pacs del Penedès

desde Madrid, 10 de febrero de 2015 (20:16 CET)

Bodegas Torres, la vitivinícola de la familia catalana que presta sus apellidos al sello con 145 años de historia, ha facturado en 2014 un 5% más que en el ejercicio anterior.

El giro alcanzó los 240 millones de euros y ese logro se debe a la mejora del mercado nacional, donde las ventas, impulsadas por la fortaleza del turismo, sumaron un 9% adicional, y a la expansión de las filiales internacionales, particularmente en China. La exportación representa el 70% de los ingresos.

La estrategia de distribución diversificada ha permitido retomar la tendencia de mejora iniciada en 2009, que se estancó en 2013. En el último lustro, la facturación, sin embargo, ha mejorado un 30%.

Impulso del turismo

El director general de Bodegas Torres, Miguel Torres Maczassek, explica que "en España hemos crecido, por un lado, gracias al impulso de la hostelería y restauración, donde hemos vendido un 9% más, y por otro, al aumento de las ventas en Canarias debido a la fuerte temporada turística".

La primera filial internacional por volumen de facturación es la que desarrolla su actividad en China. Allí las ventas amasan 27 millones ( 7%) aunque el Gobierno chino aplica medidas de austeridad que están afectando al consumo.

Filiales internacionales

En Chile el crecimiento ha sido del 5%, hasta los 20 millones de euros. Torres también se muestra satisfecha con la evolución de la distribuidora carioca así como de Torres Import, especializada en productos gourmet ( 14%).

En lo que respecta al balance, la bodega zanjó el ejercicio con 2.000 hectáreas de viñedos en España, otras 400 en Chile, y 32 más en California (EEUU). De ellas se nutren 50 marcas de vinos españoles, pertenecientes a ocho denominaciones de origen, chilenos y californianos.

El portfolio del grupo catalán incluye brandis y otros destilados, que se exportan a 150 mercados diferentes. Mexico es el principal importador de los productos.

Inversiones

El año pasado fue un ejercicio de operaciones corporativas. La partida de inversiones se duplicó hasta los 15 millones de euros.

Los recursos sirvieron para adquirir la bodega Lurton, en Rueda, para la compra del 50% del capital de Devinum --una distribuidora brasileña-- a la familia Pescarmona, así como en la mejora de diferentes instalaciones. Torres explica que en 2015 "creceremos en valor más que en volumen".

"Continuaremos invirtiendo en adaptar nuestros procesos al cambio climático y demostraremos que es posible elaborar vinos que respeten más el medio ambiente", explica Torres, miembro de la quinta generación de la saga familiar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad