Bonpreu responde al desafío de Amazon con un servicio de compra sin bajarse del coche

stop

Consumo

Iquodrive, de Bon Preu, en Reus, que se contruió en un solar bajo sospecha

en Barcelona, 07 de octubre de 2015 (21:30 CET)

Las cadenas de supermercados se están poniendo las pilas con la compra online, ante una demanda creciente de servicios rápidos, eficientes y cómodos. Empresas como Ulabox o el nuevo servicio de alimentación y droguería de Amazon evidencian esta tendencia. Los supermercados convencionales también han reaccionado, como Bonpreu.

La compañía catalana ha lanzado un nuevo servicio de compra por internet que tiene como particularidad que los únicos costes de envío son la gasolina: el cliente va a buscar la compra con su coche y se la cargan en el maletero a la hora que quiera. La compra puede incluir los mismos productos que se encuentran en uno de sus supermercados, unas 7.000 referencias.

El grupo catalán no teme a Amazon o Ulabox sino que les considera aliados: "El gran desafío que tenemos es romper la costumbre de hacer la compra en el supermercado. El boom de los operadores que están aterrizando ahora nos ayudará, porqué la gente perderá el miedo a hacer la compra por internet", ha asegurado Antoni Amblàs, director comercial de Bonpreu.

Más de un millón de inversión

Bonpreu ha estado testando el servicio Iquodrive desde 2013 y este miércoles lo ha presentado en Cabrera de Mar (Barcelona). De momento dispone de tres: uno en Girona y otro en Reus (Tarragona), además del de Cabrera, en los que ha invertido más de un millón de euros. Y el próximo probablemente estará en la primera corona de Barcelona.

Aunque todavía no tiene cerrada la apertura de ningún Iquodrive más, la compañía quiere estar, antes de un año, lo más cerca posible de la capital catalana, para dar servicio en el mayor núcleo de población de Cataluña, según ha explicado Amblàs. Lleida es otro de los objetivos, aunque creen que este modelo, importado de Francia, tiene mucho más recorrido.

Sin compra mínima

¿Pero qué ventajas tiene este servicio si es un supermercado online pero, en lugar de traerte la compra a casa, tienes que ir a buscarla? El grupo propiedad de la familia Font i Fabregó, que cuenta con más de 160 supermercados de las marcas Bonpreu y Esclat, asegura que tiene muchas ventajas: no hay costes de envío –al margen del carburante, claro–, no hay compra mínima y la espera máxima es de 5 minutos.

Cuando el cliente realiza la compra, fija la fecha y la hora a la que quiere ir a buscar su compra. Puede hacerlo como muy pronto a las dos horas y nunca después de 15 días. Esto le libera de estar horas esperando en casa pendiente del repartidor. Cuando llega a Iquodrive, introduce el código de su compra en un terminal y éste le dice en qué plaza debe estacionar.

Una vez en la plaza asignada, un empleado de la compañía le carga la compra en el maletero en menos de 5 minutos, según el compromiso de la marca. No hace falta bajarse del coche, aunque el cliente puede hacerlo si quiere comprobar la compra y devolver algún producto. Si el cliente no es puntual, no hay problema. El pedido se guarda 24 horas, y si después de este periodo no va a buscarlo, se anula y se le reembolsa el pago.

100.000 clientes

Bonpreu  tiene ya 100.000 clientes registrados en Iquodrive. En Girona, donde abrió el primero como piloto en 2013, es donde tienen más clientes, mientras en Cabrera es donde el tíquet medio es más alto. El grupo prefiere no decir los datos exactos para no dar pistas a la competencia pero admite que ninguno de los tres centros es todavía rentable. Confían, sin embargo, en que lo serán pronto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad