Imagen de un centro de producción de Borges.

Borges celebra su primer trimestre en bolsa con pérdidas

stop

La compañía cierra en números rojos y con un descenso de ventas su primer trimestre como cotizada

Barcelona, 13 de octubre de 2017 (17:13 CET)

Los frutos secos de Borges se estrenan en el parqué con números rojos. Borges BAIN, la cabecera del grupo de alimentación, presentó este viernes sus primeros resultados como cotizada. Y el debut se saldó en pérdidas. En el primer trimestre del ejercicio 2017-2018 –de junio a agosto— registró un agujero de 1,2 millones de euros, un aumento del 1.100% frente al mismo periodo del año anterior, cuando perdió apenas 100.000 euros.

La compañía catalana justifica la caída por la implementación del sistema First In First Out (FIFO) en la gestión de sus productos. Es decir: los primeros frutos recolectados son los primeros en salir al mercado. “Está en la línea de lo previsto”, explican desde la empresa.

No obstante, Borges también sufrió la rebaja generalizada de los precios en el sector de los frutos secos. Por ello, las ventas cayeron desde los 47,8 millones de euros hasta 45,4 millones de euros. “A pesar de que el volumen comercializado haya sido mayor que el año anterior, la facturación baja el 5,02%”, lamentan.

Una montaña rusa en bolsa

La sociedad de la familia Pont salió a bolsa el pasado mes de julio, cuando protagonizó una escalada superior al 200% de su valor en una semana. De los 16,5 euros por acción con los que salió al mercado el 24 de julio subió a 54,5 euros el 4 de agosto. El descenso fue igual de rápido: el 10 de agosto el papel ya valía 26,3 euros. Desde entonces, el precio camina alrededor de los 30 euros. 

El año pasado Borges ganó 3,5 millones de euros, el 150% más que en 2015. Los bajos precios de las almendras ya supusieron un caída de la facturación del 18,5%, con unas ventas de 197,2 millones.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad