Caprabo hunde su cuenta de resultados

stop

CAEN LAS VENTAS

Caprabo tiene la mayoría de supermercados en Catalunya

06 de febrero de 2013 (13:33 CET)

La compañía catalana Caprabo, filial de Eroski, ha visto como se hundían sus resultados en 2012. La cadena de supermercados cerrará el ejercicio con una caída de la facturación de aproximadamente el 6% (alrededor de 1.400 millones), aunque los datos no se han cerrado hasta el 31 de enero y todavía no son oficiales. A este resultado se suma la previsión para 2013: un 13% menos de ventas.

Pero no se trata sólo de una reducción de ventas, ya que la rentabilidad de la compañía también se ha desplomado. Fuentes internas aseguran que Caprabo registrará 3,5 millones de euros de beneficios en 2012 frente a los 8,5 millones de 2011. La dirección comunicó los resultados a los representantes de los trabajadores en el último encuentro que mantuvieron el pasado 1 de febrero.

Reducción salarial y despidos

Ante este escenario tan negativo, la compañía negocia con los sindicatos un expediente de modificación de condiciones laborales, sobre todo, reducción salarial. Posteriormente, prevé aplicar un expediente de regulación de empleo (ERE) para un mínimo de 400 trabajadores de Catalunya, del centro de Madrid y de Guadalajara.

Fuentes de la empresa no han querido pronunciarse el respecto, ya que aseguran que no comentan “posibilidades”. Fuentes sindicales confirman que el ERE queda reflejado en la última memoria que les entregó la dirección y que ahora analizan los correspondientes gabinetes jurídicos.

Actual expediente

Caprabo quiere aprobar una modificación de horarios así como una reducción salarial que oscilará entre el 3% y el 20% tras una valoración individual de cada trabajador. La eliminación del turno de noche en las plataformas logísticas de L’Hospitalet y Abrera, ambas en Barcelona, supone entre 350 y 375 euros menos mensuales en las nóminas, que variará en función de la antigüedad.

La deuda contraída por Eroski pesa sobre las cuentas de Caprabo. En 2007, el grupo vasco se hizo con el 75% de la compañía catalana por 1.300 millones. La operación la culminó entre 2011 y 2012, cuando adquirió el 9% a La Caixa y el 16% restante a la familia Botet. Por eso, los sindicatos lamentan que paguen los trabajadores cuando “ellos solos –la empresa- se endeudan”.

Este jueves, los sindicatos volverán a reunirse al mediodía con la dirección para proseguir con las negociaciones. Antes, han convocado a los trabajadores a las puertas de las oficinas de Caprabo situadas en el municipio de L’Hospitalet para mostrar su rechazo a las últimas medidas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad