Colonial vuelve al mercado: invierte nueve millones en la antigua sede de Bankpime

stop

La inmobiliaria rehabilita el edificio de 8.000 metros cuadrados ubicado en Barcelona para convertirlo en oficinas prime

El edificio que ha rehabilitado Colonial en BCN

09 de octubre de 2014 (14:21 CET)

“Colonial no se ha parado ni se parará”, ha subrayado el consejero delegado de Colonial, Pere Viñolas, en la presentación de un nuevo proyecto de la inmobiliaria catalana. Tras un duro proceso de reestructuración de la deuda y cambios en el accionariado, la compañía camina hacia adelante con la vista puesta en dedicarse de nuevo a lo que había hecho en los últimos años, es decir, invertir en sus activos para darles más valor en el mercado. Por ello, se ha gastado nueve millones de euros en un lavado de cara de la antigua sede de Bankpime en Barcelona con un superficie de 8.095 metros cuadrados.

La rehabiliación de dos edificios contiguos --en las calles Travessera de Gràcia y Amigó-- se ha centrado, sobre todo, en la eficiencia y en un diseño más moderno. “Somos una fábrica de activos prime. Queremos productos de primer nivel”, ha añadido Viñolas.

Un producto sin competencia

Dejando atrás los últimos movimientos producidos en la inmobiliaria, Colonial ha presumido de ofrecer un producto muy novedoso, con escasa o nula competencia en Barcelona, y que pretende cubrir las necesidades de los clientes. “No hay ningún nuevo proyecto de oficinas como éste y existe una corriente positiva de la demanda, lo que nos permite que tengan una buena acojida”, ha explicado el consejero delegado de la firma.

De hecho, Colonial ha asegurado que está en contacto con diversas empresas que han mostrado su interés por instalarse en el edificio, aunque todavía no hay nada cerrado. “Se han interesado tanto multinacionales extranjeras, como empresas de aquí”, ha añadido Viñolas.

Rentas que ascienden a 21 euros el metro cuadrado

Con materiales 100% reciclabes, el inmueble ofrece varias posibilidades. Desde espacios con una superfície de 250 metros cuadrados hasta de 550. Eso sí, la eficiencia y la ecosostenibilidad también se pagan. Las empresas interesadas en instalarse en el edificio tendrán que abonar entre 17 y 21 euros el metro cuadrado. Es decir, rentas que oscilan desde los 4.000 euros hasta superar los 11.000 euros.

Según el vicepresidente de CBRE en España -- la consultora que asesora a Colonial en la comercialización de las oficinas--, Enrique Martínez, el mercado inmobiliario ya muestra síntomas de recuperación.

Signos de recuperación

Entre los factores que demuestran una mejora del sector destaca el volumen de inversión en oficinas de Barcelona que asciende a 860 millones de euros, un 140% más que en 2013. “Este año puede significar prácticamente el triple que el pasado”, ha detallado Martínez. Además, el stock actual de oficinas está algo obsoleto y se solicitan espacios de primer nivel. “El cliente demanda más metros. La superficie media por operacón es de 760 metros cuadrados, un 30% más que hace un años”, ha señalado el vicepresidente de CBRE.

Y en esa línea va la rehabilitación de la antigua sede de Bankpime. Pero este proyecto no es el único en el que está trabajando Colonial que, de momento, seguirá centrado en sus mercados tradicionales –España y Francia--. En Barcelona destaca otro edficio en la avenida Diagonal que ha entrado ya en fase de comercializadción y cuya rehabilitación ha costado dos millones. Colonial también sigue trabajando en Madrid y en París, y encara el próximo año con una dinámica inversora, según ha asegurado Viñolas. De momento, la inmobiliaira tiene 100 millones en caja para encarar nuevas oportunidades.

Y, sobre cómo afecta al negocio la situación política de Cataluña y el proceso soberanista que lidera Artur Mas, Viñolas ha preferido no hablar aunque el presidente de Colonial, Juan José Brugera, ya avanzara hace unos días que el debate soberanista empezaba a preocupar a los inversores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad