Los medios de comunicación, en riesgo por el coronavirus.

Italia blinda a los medios y da un pretexto a Sánchez

stop

Italia es el único que ha puesto ayudas para periódicos y medios digitales, mientras que en España y el resto de Europa no hay ayudas específicas

Madrid, 26 de marzo de 2020 (04:55 CET)

La respuesta al coronavirus se analiza de manera conjunta desde Europa, pero lo cierto es que sus estados miembro no están llevando a cabo una respuesta conjunta en todos los ámbitos. Ni en la dureza para actuar a través del confinamiento​ ni en la respuesta de los Ejecutivos deben dar a los sectores golpeados por el frenazo de la economía. Otra prueba más es que Italia, país que guarda muchas similitudes con España en esta lucha, ha puesto en marcha ayudas específicas a los medios de comunicación, castigados por la caída de la publicidad. 

El país que preside Giuseppe Conte ha anunciado que desgravará el 30% a toda la inversión de publicidad en el año 2020 en medios de comunicación, ya sean diarios de papel, medios digitales, televisiones y radios.

Las ayudas se extienden también a los quiosqueros. Este sector, muy afectado por la crisis en los últimos años, podrá ahora desgravar hasta 4.000 euros en costes como el alquiler o las facturas de luz, teléfono e internet, así como los gastos de envío a domicilio.

España: ERTE y caída de la publicidad

De momento, ya hay dos grandes grupos mediáticos que han emprendido diferentes Expedientes de Reducción Temporal de Empleo (ERTE) en España. Uno ha sido Vocento, el grupo que engloba a cabeceras como ABC, que aplicará este ajuste a las áreas de gestión y comercial.

El primero en conocerse fue el de Prensa Ibérica, grupo conocido por tener la red más extensa de diarios regionales (Levante EMV y La Nueva España, entre muchos otros) y por haber comprado el pasado año Zeta, propietario hasta entonces de El Periódico de Catalunya.

Otros medios han emprendido caminos diferentes, como es el caso de ElDiario.es, que prevé un agujero publicitario para este año que roza el medio millón de euros, en el mejor de los casos. El digital nativo fundado y dirigido por Ignacio Escolar ha preferido, de momento, evitar medidas drásticas para sus empleados y ha optado por aumentar la cuota de sus suscriptores en 20 euros al año —es el nativo digital con más suscriptores en España (cerca de 35.000)—, así como reducir los salarios de los altos directivos entre un 10% y un 30%.   

Un quiosquero de València, Ángel Uso Vázquez, que tiene un quiosco en la calle Álvaro de Bazán de València durante la entrevista con EFE en la que ha explicado que desde la limitación de la circulación de personas sus únicos clientes son “los adictos al papel”, personas de la “tercera y cuarta edad” que compran el diario con el riesgo de salir a la vía pública. EFE/Kai Försterling

Queda la duda de qué harán dos grandes grupos como Unidad Editorial (El Mundo) y Prisa (El País). El grupo propietario también de la Cadena SER y Santillana afirmó públicamente que su publicidad había caído drásticamente, por lo que necesitaba que el Ejecutivo le prestara algún tipo de ayuda para que continuara con su actividad con normalidad. 

La situación en la industria es paradójica. Los nativos digitales baten récords de audiencia y las televisiones no dejan de ver cómo aumenta el consumo televisivo, pero la inversión publicitaria, que representa todavía el grueso de los ingresos —los muros de pago apenas están desarrollados en los diarios—, está cayendo cerca de un 80%, según diversas fuentes.

Mediaset ha renunciado a cualquier ayuda a los medios de comunicación

La realidad es que en España ni siquiera hay unanimidad sobre si se debe poner en marcha un supuesto plan de ayudas. Mediaset, en un intento por desmarcarse de las reivindicaciones de la patronal de televisiones Uteca, aseguró en un comunicado que “se encuentra totalmente al margen" de estas peticiones.

El grupo televisivo propietario de Telecinco y Cuatro añadió que la responsabilidad de una empresa audiovisual en esta crisis debe dirigirse a ofrecer información y entretenimiento, en lugar de pedir ayudas oficiales.

España, sin medidas (de momento)

¿Son los medios de comunicación un sector estratégico en España? La asociación de los editores de la prensa consideran que "no son un sector económico más", sino "un elemento clave en el buen funcionamiento de la sociedad democrática". Afirman que "sin unos medios de comunicación diversos y plurales, el conjunto de la sociedad española será mucho más pobre". 

El Ejecutivo de Pedro Sánchez no ha decidido todavía sí va a prestar ayudas concretas para garantizar la supervivencia, pero sí ha calificado su servició como esencial, al mantener abiertos los quioscos, al igual que las tiendas de alimentación, las farmacias y parafarmacias, durante el Estado de alarma (hasta el 11 de abril).

El Gobierno, en cambio, ha ayudado de manera más concreta al sector de las telecomunicaciones, a las que ha blindado impidiendo la portabilidad a sus clientes — que se marchen a la competencia manteniendo su número de teléfonos—  y con las que colaboran en un plan para detectar los brotes de coronavirus y segmentar a la población en función de su riesgo de contagio, a través de aplicaciones móviles.

El debate sobre qué con los medios hacer ha llegado a los partidos políticos. El caso de Vox, que debía decidir si daba su apoyo o no a la prórroga del Estado de alarma —el Gobierno tenía el apoyo asegurado de PP y CS para sacarlo adelante—, puso como condición a su  que el Gobierno renuncie a conceder ayudas y a financiar de forma extraordinaria "bajo ninguna modalidad" a ningún medio de comunicación, ya sea público o privado, mientras durara esta situación excepcional.

Hemeroteca

Coronavirus
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad