Enric Crous en un acto de su campaña a la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona. La Generalitat le ha nombrado presidente del comité de gobierno del Hospital Clínic de Barcelona. /EFE/Toni Albir

Crous abandona Cacaolat el próximo 31 de enero

stop

El consejero delegado de la empresa de batidos se marchará el 31 de enero y será sustituido por el actual director general, Francesc Lluch

Economía Digital

Enric Crous en un acto de su campaña a la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona. La Generalitat le ha nombrado presidente del comité de gobierno del Hospital Clínic de Barcelona. /EFE/Toni Albir

Barcelona, 21 de enero de 2019 (18:37 CET)

Tras dos años en el cargo, Enric Crous se marcha de Cacaolat. El hasta ahora consejero delegado de la empresa de batidos abandonará la empresa el próximo 31 de enero para preparar su candidatura a la presidencia de la Cambra de Comerç de Barcelona tras llegar a un acuerdo con la propiedad.

Controlada al 50% por Damm y Cobega, la compañía agradeció la labor de Crous al frente de la sociedad, informa Europa Press. Su principal contribución fue la de devolver laempresa a beneficios después de ejercicios en números rojos. Además, el pasado mes de noviembre dio forma al nuevo plan estratégico solicitado por la presidencia. 

Cacaolat no cubrirá la baja del directivo catalán. Su sustituto será Francesc Lluch, actual director general de la compañía.

Crous devolvió Cacaolat a los beneficios

Como explicó Economía Digital, Cacaolat duplicó en 2017 la facturación que tenía en 2012, cuando Cobega y Damm la adquirieron. En el último ejercicio disponible en el Registro Mercantil, la empresa alcanzó unas ventas de 61,79 millones de euros. El objetivo pasa por alcanzar los 70 millones de facturación en 2020. 

Además, las ganancias de la sociedad que copresiden Sol Daurella, en nombre del 50% que tiene Cobega, y Demetrio Carceller, en representación del 50% que ostenta Damm, llegaron los 3,30 millones de euros. El incremento frente a los beneficios de 2,62 millones de 2016 fue del 25,9% y lejanas parecen ya las pérdidas de 11,63 millones de 2013.

A pesar de ganar dinero, Cacaolat no repartió dividendos entre los accionistas. Los 3,3 millones de euros ganados fueron destinados a enjugar pérdidas de ejercicios anteriores. Desde la salida del concurso, los números rojos ascendieron a 16,23 millones hasta que la empresa comenzó a ser rentable, en 2015.

Hemeroteca

Sol Daurella
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad