Marta Álvarez, presidenta de El Corte Inglés.

Deberes de Marta Álvarez ante su primera junta en El Corte Inglés

stop

El próximo 25 de agosto la presidenta de El Corte Inglés, Marta Álvarez, acudirá a su primera junta de accionistas como administradora principal

Barcelona, 11 de agosto de 2019 (17:39 CET)

El 25 de agosto es una fecha señalada en el calendario de la presidenta de El Corte Inglés, Marta Álvarez. La ejecutiva acudirá a su primera junta de accionistas ocupando la presidencia de la empresa. La directiva, que fue nombrada en el cargo en sustitución de Jesús Nuño de la Rosa, afronta una junta mucho más relajada que el año anterior, cuando su primo y ex presidente del grupo, Dimas Gimeno, acababa de ser destituido.

Como el resto del sector del comercio, El Corte Inglés se encuentra con retos de envergadurala reestructuración de los espacios –porque una zona que era rentable hace 10 años ahora no tiene por qué serlo– y también de los negocios, unificando algunos. Vender los centros menos rentables –tiene en venta 95 espacios valorados en 1.500 millones de euros– o desinvertir en lo que ya no da dinero es uno de los objetivos a corto plazo.

Amazon, el gran competidor

En el plano comercial, Amazon ha debilitado mucho el modelo de gran almacén físico. El gigante online no es tanto competidor de Inditex (vende prendas de ropa, pero no moda), ni de las cadenas de supermercados (reparte comida pero no tiene tienda física y nunca competirá en cercanía con un supermercado).

Con quien sí compite de verdad es con los grandes almacenes, porque ambos grupos venden variedad y su modelo es más similar. Hasta ahora la cadena española ha sabido aceptar el envite, mejorando su servicio de entrega online y casi acercándose a los tiempos del gigante norteamericano, que reparte en menos de dos horas.

El reto digital

El anterior presidente, Dimas Gimeno, puso los cimientos para lograr una verdadera estrategia en la que los clientes puedan comprar en tienda física u online en las mismas condiciones de calidad de servicio.

Esto ha llevado a aumentar la facturación online, que creció en 2018 un 19%. Además, como ocurre con otros sectores del comercio, también El Corte Inglés está reinventando su concepto de espacio físico, ampliando su oferta de restauración en la mayoría de los centros e incorporando nuevos servicios de belleza, deporte, asesoría...

El grupo de grandes almacenes no debe perder de vista los resultados. En los últimos años ha logrado rebajar su deuda gracias a las desinversiones que ha realizado y lleva un lustro aumentando los ingresos después de los años de crisis que atravesó.

En el ejercicio 2018 facturó 15.783 millones de euros, un 1,1% más. Uno de los retos de Marta Álvarez es precisamente reducir la deuda hasta los 2.000 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad