En la imagen, la nueva tienda DIA & Go.
stop

DIA multiplica por nueve sus pérdidas, hasta los 144 millones de euros en el primer trimestre de 2019, y admite su "frágil posición"

Madrid, 14 de mayo de 2019 (08:22 CET)

La recta final de la opa lanzada por Mikhail FridmanDIA se acerca con a presentación de los resultados del grupo. La cadena de supermercados cerró el primer trimestre de 2019 con 144,4 millones de euros de pérdidas, nueve veces más que en el mismo período del año anterior. Además, la compañía admite se encuentra situada en una "frágil posición". 

DIA explica que esta situación debería solucionarse con la confirmación de la toma de control de Letterone y la inyección de 500 millones en el capital. "Si alguno de los elementos requeridos para estabilizar la estructura de capital y liquidez de la compañía en el muy corto plazo no suceden a su debido tiempo, la situación podría deteriorarse rápidamente y la compañía podría verse forzada a presentar concurso de acreedores y/o iniciar el proceso de liquidación",

Así, en el informe de resultados de la empresa, publicado este martes en la CNMV, los responsables de DIA advierten de que si el proceso abierto para recuperar el equilibrio patrimonial y salir de quiebra técnica sufre algún revés -el próximo lunes 20 de mayo expira el plazo-, su situación "podría deteriorarse rápidamente".

Las ventas netas de DIA cayeron el 7,2%, hasta los 1.665 millones de euros

Estos datos contrastan con los 16,2 millones de euros de beneficio registrados en el mismo periodo de 2018, con lo que confirma el resultado avanzado el pasado 26 de abril, cuando anunció unas pérdidas de entre 140 y 150 millones.

El ebitda en el primer trimestre cayó hasta 12,4 millones, un 77,7% menos comparado con los 55,5 millones en el mismo período del año anterior. Por otra parte, las ventas netas alcanzaron los 1.664,6 millones de euros, un 7,2% menos respecto a los 1.793 millones del primer trimestre de 2018.     

Además, DIA ha registrado importantes costes de reestructuración, sobre todo una provisión de 38,8 millones para su ERE, que fueron compensados por el impacto positivo de 76 millones por la aplicación de la IFRS 16. Tras la publicación de los resultados, las acciones de DIA abrieron con una caída del 4%, hasta los 0,64 euros, por debajo de la oferta de Fridman.

Impacto de la incertidumbre

DIA explica en sus cuentas que la tendencia bajista "es mayormente debida al impacto negativo que la incertidumbre que rodea a la situación financiera de la compañía ha tenido" en sus proveedores.

Así, su complicada situación ha provocado "un endurecimiento de las condiciones de proveedores que comenzaron a impactar negativamente en la cadena de suministro, conduciendo a un sustancial incremento de los niveles de faltas de producto en nuestras tiendas y almacenes, lo que en última instancia se tradujo en menores ventas", según comenta.

Con esta situación la deuda de DIA aumenta por encima de los 1.700 millones de euros​. De hecho, el 31 de mayo finaliza la financiación acordada con los bancos acreedores el año pasado que dotó a la empresa de liquidez.

Además, el 20 de mayo se termina el plazo para sacar a la empresa de la causa de disolución con una inyección de capital. Esta se llevará a cabo con los 500 millones que se ha comprometido a aportar su primer accionista, Letterone, cuando llegue a un acuerdo de refinanciación con los bancos acreedores.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad