Supermercados DIA.

DIA: los herederos de Carrefour tiran la toalla ante Fridman

stop

La firma Naturinvest, gestionada por el francés Gregoire Bontoux, deja de unir sus acciones en bloque con Alto Capital, del español Pedro Gómez-Pablos

Barcelona, 03 de abril de 2019 (18:17 CET)

La Sindicatura de Accionistas de DIA, liderada por el empresario francés Gregoire Bontoux, rompe con sus socios. Bontoux, conocido por ser uno de los herederos del imperio de Carrefour, separa su camino del empresario Pedro Gómez-Pablos, con quien se había unido para sumar sus acciones, hasta alcanzar el 3,41% del capital de la cadena de supermercados.

Las intenciones de esta alianza siempre fueron un misterio. Con el lanzamiento de la opa de Mikhail Fridman sobre DIA, Bontoux y los hermanos Gómez-Pablos constituyeron la sindicatura, pero nunca anunciaron cuál era su objetivo ni qué propuesta iban a apoyar en la junta de accionistas. 

Su primera propuesta fue una ampliación acelerada exprés para la compañía de 100 millones para antes de la junta de accionistas, marcada para el 20 de marzo.

La Sindicatura de Accionistas nunca desveló cuáles eran sus intenciones en la opa de Fridman

El consejo de administración de DIA no supo cómo acoplar esta propuesta y tampoco la llevó a la junta de accionistas. De acuerdo a fuentes de la compañía, el acuerdo de refinanciación con la banca acreedora  — compuesto por 12 entidades financieras — y el derecho de pasividad por la opa de Fridman obstaculizaban que se llevara a cabo esta propuesta.

De hecho, la Sindicatura de Accionistas se abstuvo en la junta de accionistas. No se decantó por la propuesta del consejo (600 millones en una operación acordeón asegurada por Morgan Stanley) ni por Fridman (ampliación de capital de 500 millones ligada al éxito de su opa y a un acuerdo con el pool bancario).

Primera ruptura y disolución

La Sindicatura de Accionistas estaba compuesta inicialmente por tres inversores que suscribieron un acuerdo de sindicación de acciones dos días después de que Fridman anunciara sus intenciones de quedarse la compañía por 296 millones de euros.

La sindicatura estaba liderada por la firma luxemburguesa Naturinvest, de Bontoux, quien vive en España —tiene casa en Barcelona y Madrid — y sumbaba casi toda la participación (2,94%). A él se unieron otros dos inversores, los hermanos Pedro y Pablo Gómez-Pablos Calvo, pero el último de ellos salió de la sindicatura. 

Este miércoles ha llegado la ruptura definitiva. Según se ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los acuerdos pierden vigencia, por lo que diluyen la sindicatura.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad