El banco malo busca 300 millones con la venta de pisos a medio construir

stop

El estado deficiente de las estructuras en buena parte de las 140 promociones ofertadas, con unas 5.000 viviendas, obligaría a la demolición del inmueble para arrancar de nuevo las obras

Sareb tiene casi 600 promociones sin terminar

Madrid, 02 de junio de 2016 (01:00 CET)

La Sareb, el banco presidido por Jaime Echegoyen, ha tomado la decisión de empezar a deshacerse de uno de sus activos más problemáticos. Las casi 600 promociones a medio terminar depositadas en su balance, en las que existe un volumen edificable para unas 25.000 viviendas.

En una primera fase se ofrecen unas 5.000, repartidas en 140 obras, por las que, de colocar todas, podrían obtenerse unos 300 millones de euros.

Se trata de actuaciones que hace al menos un lustro quedaron paralizadas ante la falta de recursos de sus iniciales promotores, y que acabaron inicialmente en las cajas de ahorro rescatadas y, posteriormente, en 2013, en la Sareb.

Las aproximadamente 350 obras en curso que entonces llegaron al banco malo fueron adquiridas por algo menos de 800 millones de euros con un descuento medio del 63% sobre el valor que tenían en los libros de las cajas rescatadas. Después, en los tres años y medio que Sareb lleva en marcha, otras 200 promociones inacabadas también han terminado entrando en su balance.

Solo acabar promociones con venta asegurada y a buen precio

Sobre estos activos, la decisión del banco malo había sido la de terminar aquellas obras situadas en las mejores zonas de las grandes ciudades. Las que, al tener una mayor demanda, resultan más fáciles de vender y, además, a un buen precio, por encima del valor en libros del activo y de la inversión realizada.

Con esta estrategia, el banco malo ya ha terminado 46 de las 68 promociones reanudadas entre 2013 y 2015, y habrá algunas otras que puedan abordarse en el futuro. Pero son pocas y muy bien seleccionadas. "Sareb no tiene dinero para terminar todas las promociones", comenta una portavoz del banco malo.

Sobre el resto –tanto las que llegaron en 2013 como las que se han ido incorporando al balance del banco malo tras liquidaciones concursales o ejecuciones hipotecarias–, la sociedad presidida por Jaime Echegoyen no había decidido qué hacer con ellas.

Creciente interés

Hasta ahora. "Se trata de un producto muy específico sobre el que hemos detectado interés de compra una vez superada la crisis y el mercado inmobiliario recuperándose", explican desde el banco malo la puesta en venta, inicialmente, de estas 140 promociones, localizadas principalmente en Andalucía, Cataluña, Canarias, Comunidad Valenciana, Galicia y Madrid.

Los responsables de la Sareb son conscientes de que resultará casi imposible vender todas las promociones, debido a que, en algunos casos, a pesar del bajo precio ofertado, se trata de obras alejadas de los núcleos urbanos, e incluso en espacios donde tampoco se llegaron a acabar las obras de urbanización, con lo que, en el supuesto de terminar las viviendas, resultaría muy complicada su comercialización.

Serios daños estructurales

Tampoco ayudará a la venta el estado de conservación en el que encuentran muchos de estos edificios cuyas obras, en algunos casos, llevan paralizadas desde hace casi una década. Simples estructuras sin envolvente cuya exposición a la intemperie durante tanto tiempo ha provocado daños notables sobre las superficies de hormigón.

La más cara de las 140 promociones ofrecidas se localiza en la localidad costera alicantina de Villajoyosa. Un edificio de 102 viviendas en la Cala Finestrat –contigua a la playa de Levante de Benidorm–, por el que el banco malo pide 11 millones de euros.

Precios elevados

Una cantidad a la que el comprador tendría que sumar el coste de acabar las obras, con lo que la inversión necesaria se iría hasta un mínimo de 20 millones de euros. Teniendo en cuenta que hoy un piso nuevo en esta zona promedia los 100.000 euros, parece evidente que el precio ofrecido por la Sareb resulta, en este caso, demasiado elevado.

En el rango bajo de precios, existen pequeñas promociones que se venden por poco más de 200.000 euros, prácticamente el valor del suelo sobre el que se levantan, debido a que el estado de la obra se encuentra en un fase muy incipiente, con prácticamente solo realizado el movimiento de tierras.

En la mitad de las promociones ofertadas en esta nueva campaña comercial, la Sareb ha optado por no fijar un precio, dejando que sea el promotor interesado el que lo haga. "De esta manera, si está dentro de los márgenes que manejamos cerraríamos la operación", apuntan desde el banco malo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad