El COE ingresa 250.000 euros limpios por los chándales olímpicos

stop

El equipo español se ahorra, además, unos 400.000 euros por la equipación gratuita ofrecida por la empresa rusa Bosco

El atleta olímpico Álex Fàbregas con el uniforme.

23 de julio de 2012 (21:12 CET)

¿Feos? Tal vez, pero muy rentables. Están muy lejos de la elegancia y de la sobriedad de los uniformes de Inglaterra, diseñados por Stella McCartney, los de Estados Unidos, de Ralph Lauren, o los de Italia, que han salido nuevamente de los talleres de Giorgio Armani. Pero los uniformes españoles, que han sido tachados de tener estética poligonera y kitch, serán sin duda, unos de los más rentables de los Juegos Olímpicos de Londres.

La empresa rusa Bosco firmó un convenio con el Comité Olímpico Español, COE, hasta los Juegos de Río de Janeiro 2016 a través del cual otorgará de forma gratuita todo el equipamiento a los atletas que acudan a los Juegos Olímpicos de Verano, a los de Invierno, a los Juegos Olímpicos para jóvenes y a los Juegos del Mediterráneo. Además de la aportación gratuita, la multinacional, con 72 tiendas propias en Rusia, Ucrania y Reino Unido, inyecta 250.000 euros anuales al Comité Olímpico Español, según a confirmado el organismo a este diario.

Los recursos se destinan a la formación académica y deportiva de atletas y técnicos que complementan el programa ADO (Asociación de Deportistas Olímpicos), un programa que este año cuenta con 5,4 millones de euros y que beneficia a 263 atletas olímpicos. La inyección económica supone un excelente contrato económico, difícil de mejorar por cualquier empresa española, según la opinión del Comité Olímpico.

Iniciativa pionera

El Comité Olímpico Español nunca había sido patrocinado por ninguna empresa de ropa deportiva, una partida de gastos nada despreciable. El equipamiento de los atletas que viajaron en el 2004 a los Juegos Olímpicos de Atenas, diseñado por John Smith, tuvo un coste para las arcas públicas de casi 400.000 euros. Ocho años después, no sólo el material saldrá gratis sino que la empresa aportará un millón de euros entre Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

La firma rusa se une así a los otros tres patrocinantes de los atletas olímpicos españoles: Mapfre, Barceló y BMW, pero el equipo no podrá lucir ninguno de estos logotipos durante los Juegos, ya que en la cita olímpica sólo pueden entrar las marcas directamente contratadas por el Comité Olímpico Internacional

Algunos de los atletas que ya han recibido los nuevos uniformes han hecho comentarios jocosos en el Twitter y la estética poco sofisticada del uniforme ha levantado las críticas de los diseñadores españoles. “Si los atletas están cómodos con la ropa que visten, rinden más”, explica la diseñadora del uniforme británico Stella McCartney.

Pero el COE resta importancia a las críticas y asegura que ninguna empresa textil ni ningún diseñador nacional mostró interés por vestir a la delegación española. Ahora no es posible ningún cambio de vestimenta. La prioridad, además de ganar, es cobrar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad