El consumo de cigarrillos toca mínimos históricos en España

stop

Las ventas de cajetillas, 2.194 millones entre enero y noviembre, se han desplomado el 11,6%. Los españoles fuman casi la mitad que hace un lustro

Un estanco catalán.

30 de diciembre de 2013 (21:26 CET)

El tabaco ha tocado fondo en España. Tras cinco años de caída sin freno, el mercado del cigarrillo ha registrado 2.194 millones de cajetillas vendidas entre enero y noviembre de este año, el 11,6% menos que en 2012 y el mínimo histórico, según los datos del Comisionado para el Mercado de los Tabacos.

España fuma la mitad que hace un lustro. Desde el inicio de la crisis, el sector ha pasado de 4.514 millones de cajetillas vendidas en 2008 a 2.671 millones en 2012. Se trata de la cifra más baja registrada desde 1989, año en el que el Comisionado inició la serie estadística de ventas. Y este año se prevé un cierre aún peor.

El regalo envenenado

Los estanqueros atribuyeron los descensos de años anteriores a los efectos de la ley antitabaco, pero este año la puntilla ha sido la del cigarrillo electrónico. El sector reclamó al Comisionado la autorización para vender el nuevo producto, una aprobación que se hizo efectiva hace mes y medio.

Pero la nueva versión electrónica podría ser un regalo envenenado: aunque el cigarrillo electrónico es muy rentable (un 30% de rentabilidad en comparación con el 8% de los cigarrillos convencionales), el fumador termina consumiendo menos y, por tanto, genera menos facturación en los estancos. Es una versión que ha levantado profunda preocupación en el sector.

Los cierres

La Organización Nacional de Asociaciones de Estanqueros, Onae, quiere analizar el desplome del mercado y ha solicitado al Comisionado para el Mercado de Tabacos las cifras de estancos que han cerrado este año. “Sospechamos que pueden ubicarse alrededor del medio centenar de los 12.000 que hay en toda España”, explica David Torreblanca, vicepresidente de la Onae.

La única alegría al sector ha llegado de la mano del tabaco de liar. La modalidad creció el 7,4% hasta 6,45 millones de kilos. Las ventas ya superan los 1.000 millones de euros desde enero hasta noviembre, según las mismas cifras.

Perspectivas negativas

Los estanqueros perciben que la disminución en las ventas se mantendrá en 2014. Por ello, han pedido este lunes a la Administración que el cigarrillo electrónico tenga el mismo tratamiento que el cigarrillo convencional y que se prohíba en todos los locales. De esta manera, los fumadores no tendrán ningún incentivo para consumir el producto que amenaza con desestabilizar aún más el negocio.

Además, los estanqueros aseguran que el contrabando sigue castigando al sector. Los comerciantes andaluces se quejan del tabaco proveniente de Gibraltar, los de Levante, de las cajetillas chinas y ahora también han comenzado a detectar cigarrillos ilegales en Catalunya.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad