El Govern riega con 5 millones a la concesionaria de los túneles de Vallvidrera y Cadí

stop

La conselleria de Economia dio el año pasado una subvención millonaria a la concesionaria Túnels de Barcelona i Cadí, que ganó 8,7 millones en 2014

Túnel del Cadí, que gestiona la concesionaria Túnels de Barcelona i Cadí

Barcelona, 22 de febrero de 2016 (01:00 CET)

La Generalitat privatizó a finales de 2012 la gestión de los túneles de Vallvidrera y el Cadí y los adjudicó conjuntamente a un consorcio formado por Abertis y el banco brasileño BTG Pactual, el mismo que se adjudicó también ATLL, aunque de los túneles salió antes. En noviembre de 2014 vendió su 65% a otro fondo, el francés Ardian, con grandes plusvalías.

El Govern ingresó 430 millones por la concesión durante 25 años, pero a pesar de que la gestora, Túnels de Barcelona i Cadí, está en manos privadas, está recibiendo dinero público. En 2015, la conselleria de Economía dio una subvención de 5,087 millones de euros a la empresa, según ha publicado el ejecutivo catalán en el Diario Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC).

Un 10% de su facturación

Esta subvención tenía la finalidad de compensar a la concesionaria por los descuentos a los usuarios habituales del túnel del Cadí residentes en los municipios de las comarcas colindantes (Berguedà, Cerdanya y Alt Urgell). Los vecinos de la zona pueden beneficiarse de descuentos de hasta el 100% del coste del peaje, que en 2016 es de 11,57 euros para los coches y furgonetas.

Los cinco millones de euros que recibió Túnels de Barcelona i Cadí, que también gestiona el túnel de Vallvidrera, en Barcelona, suponen el 10% de su facturación. En 2014, último año del que la empresa ha presentado las cuentas, facturó 51,1 millones, un 2,9% más que en 2013, y ganó 8,7 millones de euros.

La entrada de Ardian y del ex conseller Mena

BTG Pactual, socio principal de la concesionaria cuando se privatizó la compañía fruto de la fusión de Tabasa y Túnels del Cadí, vendió su 65% en 2014 a Ardian por 146 millones de euros, más del doble de lo que había desembolsado.

Después de su entrada en la gestora de los túneles, el fondo francés nombró como presidente a Francesc Xavier Mena, quien fue conseller de Empresa de la Generalitat entre diciembre de 2010 y diciembre de 2012. Cuando la conselleria de Economía privatizó los túneles, Mena todavía estaba en el gabinete de Artur Mas, aunque en funciones.

Mena presidió la concesionaria sólo por unos meses, mientras la compañía se reorganizaba, y dejó el cargo a finales del año pasado, aunque sigue siendo consejero de Túnels de Barcelona i Cadí en representación de Ardian.

Más de 16 kilómetros

El túnel de Vallvidrera se terminó de construir en 1991, con una longitud total 11,5 kilómetros repartidos en cinco túneles, que atraviesan la sierra de Collserola y unen la zona alta de Barcelona con Sant Cugat, Valldoreix y La Floresta. El túnel del Cadí, de 5 kilómetros, entró en funcionamiento en 1984 y une el Berguedá con la Cerdanya y l'Alt Urgell.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad