El megaproyecto de Endesa en Chile se tambalea

stop

CRISIS INTERNA

Borja Prado, presidente de Endesa

01 de junio de 2012 (21:24 CET)

Cuando parecía que Hidroaysén, el megaproyecto de Endesa en Chile, ya comenzaba a tomar forma tras superar los durísimos estudios ambientales que conlleva construir cinco represas en la Patagonia chilena, ahora se le tuercen las cosas al proyecto por una decisión interna.

La compañía chilena Colbún, socia de Endesa Chile en Hidroaysén con el 49% del proyecto, ha decidido dar marcha atrás en sus planes de realizar los estudios medioambientales de la línea de transmisión de 2.500 kilómetros que llevaría la electricidad desde las cinco presas hasta las zonas circundantes de Aysén.

La decisión de Colbún de parar los informes medioambientales se debe principalmente a los altos costes que conlleva sacar adelante el estudio de impacto ambiental, sobre todo de tiempo. La demora en la obtención de permisos ambientales y sectoriales y la judicialización de los mismos hace pensar a la eléctrica chilena de parar el informe de la línea de transmisión.

Crisis interna

Esta medida adoptada por Colbún ha sorprendido a propios y extraños ya que ha sido tomada de manera unilateral por la chilena sin contar con el apoyo de Endesa. Eso ha hecho que la filial chilena de Endesa, propietaria del 51% del proyecto de Hidroaysén, haya convocado a Colbún de manera urgente para tomar una decisión conjunta al respecto.

La propia Endesa Chile ha comunicado que “solicita a los representantes de la compañía en el Directorio de Centrales Hidroeléctricas de Aysén S.A. que se convoque a un directorio extraordinario en dicha sociedad, con el objeto que éste se pronuncie respecto de la suspensión de los estudios destinados a la elaboración del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto de transmisión asociado a las centrales hidroeléctricas, cuya Resolución de Calificación Ambiental (RCA) fue aprobada en el año 2011”.

Piñera, preocupado

El presidente de Chile,Sebastián Piñera, se ha mostrado preocupado por las trabas administrativas y judiciales que encaran los proyectos de energía en el mayor productor mundial de cobre. El Estado debe "establecer mecanismos expeditos para que los proyectos, tanto de generación como de transmisión, puedan desarrollarse y no se vean obstaculizados por la burocracia o por la judicialización de muchos procesos, que es un fenómeno que está ocurriendo con mucha fuerza en nuestro país".

Sobre el caso Hidroaysén, Piñera solo pudo decir que "Chile es una economía libre, una economía de mercado. Las empresas toman sus propias decisiones".

Retraso, pero no anulación

Esta decisión de Colbún, que tendrá que ser ratificada por el directorio de Hidroaysén, repercute en la puesta en marcha del proyecto ya que lo retrasará aún más. No se puede confirmar todavía que el megaproyecto de las cinco represas se vaya a paralizar del todo.

Fuentes del mercado chileno aseguran que esta crisis interna tambalea el proyecto de Hidroaysén en el que tanto Endesa como Colbún han puesto muchos esfuerzos, sobre todo económicos, para que se lleve a cabo, a pesar de la fuerte oposición del ‘lobby verde’ de Chile.

Una gran inversión

El proyecto de Hidroaysén consta de cinco grandes presas en los caudalosos ríos de Pascua y Baker en la Patagonia chilena. Con una superficie total de 5.910 hectáreas, que equivale al 0.05% de la región de Aysén, el complejo hidroeléctrico aportará 2.750 MW al sistema eléctrico chileno con una capacidad de generación media anual de 18.430 GWh.

El proyecto de Hidroaysén supone una inversión total de 3.200 millones de dólares (2.584 millones de euros). Ambas compañías llevan más de una década para sacarlo adelante.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad