El reajuste de Sharp en Europa afectará a sus oficinas catalanas

stop

El fabricante japonés estudia cerrar definitivamente el centro situado en Barcelona

26 de septiembre de 2014 (21:51 CET)

Sharp plantea la retirada definitiva de Cataluña. El fabricante japonés de dispositivos electrónicos ha anunciado que inicia un reajuste del negocio de la electrónica de consumo en Europa para intentar atajar sus pérdidas. El grupo ha decidido suprimir unos 300 empleos en todo el continente, plan que afecta directamente a las oficinas del polígono industrial Almeda Park (Cornellà del Llobregat).

El centro de trabajo catalán acoge, precisamente, la dirección europea de de la división de electrónica de consumo. Emplea a un centenar de personas dedicadas a la planificación y el control, así como el diseño y desarrollo de productos de electrónica destinados al mercado continental. Desempeñan un trabajo, básicamente, comercial.

Cierre del centro productivo

Sharp inauguró su sede central en Cataluña en 2012, tras el cierre del histórico centro productivo ubicado en Sant Cugat del Vallès (Barcelona). El grupo nipón consiguió un pacto sindical en 2011 para recortar 87 empleos y subrogar a 100 trabajadores al grupo Sant Cugat Technologic Center, una sociedad controlada por Cirsa.

La multinacional del juego catalana se quedó con las instalaciones en una operación que ha acabado en el sumario del caso ITV. Sharp contrató a Alta Partners, la consultora de Sergi Alsina, y la justicia investiga si Oriol Pujol Ferrusola o su mujer cobraron comisiones por el traspaso. De hecho, la Fiscalía ha pedido la imputación del ex diputado por su implicación en la deslocalización.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad