Empresarios latinos dejan los EEUU de Trump para probar suerte en España

stop

Empresarios y emprendedores latinoamericanos residentes en Estados Unidos se asientan en España. Estos son los motivos de su segunda mudanza

José Alfonso Almora (izquierda), con sus amigos en Miami.

Madrid, 11 de abril de 2017 (05:00 CET)

Rocío Alcázar lleva más de 16 años trabajando con empresas estadounidenses y desarrollando una carrera profesional de alto alcance dentro como fuera de los Estados Unidos. De origen mexicano, desarrolló los negocios internacionales de Cargill y ahora se dedica a la consultoría y al coaching.

Alcázar ve con preocupación cómo las exigencias para renovar el visado en Estados Unidos son mayores. Sus constantes entradas y salidas en el país le han impedido contar con visado permanente, como sí lograron el resto de sus hermanos y sus padres. Cada vez, le cuesta más justificar su visado y cree que el ambiente anti-inmigración comienza a aflorar con el discurso encendido del nuevo presidente.

A pesar de la buena marcha del negocio, ha decidido abandonar Estados Unidos. No regresa a México sino que ha optado por un nuevo país. Cree que España le dará incluso una mayor calidad de vida que Estados Unidos y, a la vez, necesitará menos dinero.

“He ahorrado mucho dinero y puedo vivir cómodamente en España con menos que en Estados Unidos. España es un país que me encanta porque lo he visitado más de 20 veces. Daré clases y también montaré mi propio negocio en Barcelona. Lo único que temo es el tema burocrático para la creación de empresas (pero no creo que sea peor que en México) y también la independencia de Cataluña. En ese caso, tal vez termine cambiándome de ciudad porque yo quiero vivir en España”, explica la emprendedora.

Alcázar, empresaria mexicana: "El visado que no he obtenido en 16 años en EEUU lo conseguí en pocos meses en España"

Alcázar ha decidido llegar a España con un visado prácticamente desconocido y que ofrece a los pequeños y medianos empresarios y a los emprendedores acceder a un visado rápido.

Se trata del visado para estancias no lucrativas. Con él, los solicitantes deben demostrar que tienen recursos suficientes para mantenerse en el país durante dos años. Y con esa entrada, los trámites para obtener una residencia permanente son más sencillos.

Visado desconocido

Alcázar quedó sorprendida porque en pocos meses, el gobierno español aprobó su visado. Fue un tiempo increíblemente rápido en comparación con los 17 años de trámites migratorios que ha tenido que afrontar en Estados Unidos.

Los empresarios latinoamericanos que deciden abandonar Estados Unidos para residenciarse en España no son una anécdota. Los interesados en abandonar la primera potencia mundial aumentan.

De hecho, es el principal negocio de Alexandre Rangel, un abogado estadounidense de origen venezolano que se dedicaba a tramitar los visados a empresarios latinoamericanos que querían vivir en Estados Unidos. Pero cada vez más fue recibiendo peticiones de sus clientes de hacer esos mismos trámites para España.

“Me di cuenta de que los clientes que había traído a Estados Unidos querían probar la opción de vivir a España. Los trámites para obtener la residencia permanente son mucho más complicados de lo que piensan y también necesitan mucho más dinero del que estimaban para tener un alto nivel de vida. En España, viven muy bien con mucho menos gastos”, explica el abogado Alexandre Rangel que también se ha mudado de Miami a Madrid para atender en persona las solicitudes de empresarios que desean instalarse en España. Y el nombre de su empresa lo dice todo: Grupo Sí España. 

País de facilidades

El empresario venezolano Luis Hernández se asentó hace apenas dos años en Estados Unidos. Nunca tuvo demasiadas dudas para mudarse. Allí tenía una casa  y también los ahorros que había expatriado de su empresa en Venezuela dedicada a la distribución de alimentos, que vive momentos de dificultades debido a la crisis económica y alimentaria que afronta ese país.

Hernández siempre ha visto en Estados Unidos un país con oportunidades. Pero en la medida en que fue pasando sus primeros meses como residente, se dio cuenta de que el sistema y la sociedad eran mucho más difíciles de lo que había calculado en un principio.

Viajó a Estados Unidos con un visado de inversor que requería la inyección de medio millón de dólares en un proyecto de terceros. Es decir, debía aportar semejante capital para que otros empresarios estadounidenses pudiesen ejecutar el proyecto. Pero tuvo la mala suerte de que los encargados del proyecto desviaron fondos y el gobierno decidió cancelarlo.

Hernández obtuvo su dinero pero que ahora debe buscar otro camino. En estos meses se ha dado cuenta de que la regularización migratoria es más compleja de lo que pensaba y el coste de vida también excede los cálculos originales.

“Hay dificultades, los impuestos son mayores de lo que la gente cree y también percibo cierto rechazo hacia los inmigrantes latinoamericanos”, explica Hernández, ahora residente en Orlando (Florida) pero que planea montar un negocio propio en Madrid relacionado con la salud dental.

Medicina más barata

A pesar de que Estados Unidos es, de lejos, la primera economía mundial, caada vez más emprendedores de diferentes sectores están valorando la posibilidad de la mudanza a España. José Alfonso Almora, uno de los veteranos periodistas hispanos de la cadena Univisión, una de las principales del país, hace planes para su tercera mudanza, después de haber emigrado de Cuba a Venezuela y posteriormente a Miami.

Tiene 26 años de carrera ininterrumpida en la cadena pero hasta los empleados más leales en Estados Unidos también son emprendedores. Mora compatibiliza su cargo como periodista de Univisión con el de intermediario de bolsa. Es una ocupación con la que –asegura—ha ganado mucho dinero y le permite facturar ingresos extras.

Con esa experiencia planifica rehacer su vida en Madrid, donde espera contar con una mejor calidad de vida, disfrutar de la gastronomía y vivir un ritmo más pausado, sin tanta velocidad que –está convencido— está detrás del cáncer de muchos profesionales con altos niveles de estrés.

Tras recuperarse también de esa enfermedad, se ha dado cuenta que ahorrará con los seguros de salud y las consultas médicas, mucho más baratas en España incluso en las clínicas privadas más caras de Madrid.

Los "Esclavos Unidos"

A pesar de que considera que Estados Unidos sigue siendo el mejor país del mundo para los jóvenes que buscan oportunidades, cree que España casa mejor con el estilo de vida más sosegado y maduro que busca. Natalia Moreno, una pequeña empresaria venezolana que contaba con clínicas de belleza en Florida, también lo confirma ahora desde Madrid.

Los empresarios latinoamericanos que emigran a España dicen que dejan atrás los "Esclavos Unidos"

“Es la primera economía, pero hay que pagar un precio por eso. No hay fines de semana, ni festivos ni vacaciones. La vida es trabajar, trabajar y trabajar y lega un momento en el que te planteas si necesitas otras cosas además de dinero y trabajo”, explica Moreno.

La durísima exigencia laboral ya ha generado un nuevo nombre al país. “Los Esclavos Unidos”. Pero alcanzado un nivel de vida, los empresarios latinos aspiran a otras cosas: un café, una siesta, un domingo en un banco viendo a la gente pasar. “España es lo más parecido a lo que los latinoamericanos añoramos que sean nuestros países”, explica el cubano José Alfonso Almora. “Por eso, nos vamos allí”. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad