Florentino opta por hacer caja en Iberdrola y Galán le recorta su peso en el capital

stop

BATALLA EMPRESARIAL

Florentino Pérez, presidente de ACS

04 de febrero de 2012 (23:57 CET)

Nuevo episodio en la batalla por el control de Iberdrola y nueva victoria parcial de su presidente Ignacio Sánchez Galán. Tras los dos recientes varapalos recibidos en el frente judicial, ACS, la empresa que preside Florentino Pérez, ha decidido cobrar en metálico en vez de en acciones el dividendo que ha pagado Iberdrola en enero.

El resultado de esta elección es que Pérez vuelve a diluir su posición en el capital de la eléctrica. Es decir, Sánchez Galán sigue minando la posición de ACS en su accionariado mientras mantiene el veto a la entrada de la constructora en el consejo. Este último contencioso enfrenta a ambas empresas a través de tres procesos judiciales paralelos.

Ahora la constructora acaba de embolsarse unos 160 millones brutos vía dividendo que dedicará a pagar los intereses de la voluminosa deuda en que ha incurrido para tomar esa participación en Iberdrola. Y la apuesta no ha sido pequeña. El desembolso realizado por ACS para entrar en el capital de su participada suma unos 8.000 millones.

Dado que muchos accionistas de la eléctrica han cobrado este dividendo en acciones nuevas que incrementan el número de títulos en circulación de la sociedad, ACS ve reducida su participación del 19% al 18,5%. Este proceso se repitió también a lo largo de 2011. Traducido en número de acciones, Iberdrola cuenta ahora con una capital repartido en 5.972 millones de títulos, de los que ACS controla 1.104 millones.

De este modo, en poco más de año y medio, ACS ha visto cómo, sin vender una sola acción, su participación en la eléctrica se ha reducido del 20,2% al 18,5% citado, lo que supone una caída relativa del 8%.

Dividendo en especie en la constructora

Curiosamente, ACS vuelve a renunciar al dividendo en acciones que ofrece Iberdrola cuando la propia constructora acaba de poner en marcha ese sistema de retribución para sus accionistas. Forzada por la crisis y sus estrecheces financieras, la empresa que controlan los March y Los Albertos llevará a la junta de accionistas la aprobación de ese dividendo flexible, en el que una parte del mismo se abonará en acciones.

Habrá que ver qué opción ofrece ACS (todo en acciones o sólo una parte) y si la medida es voluntaria para el accionista, como en el caso de Iberdrola y Santander, u obligatoria, como en el caso de Telefónica.

De todos modos, ACS e Iberdrola no son las únicas empresas que han puesto en marcha este sistema de script dividend o dividendo en especie. La crisis financiera es general y hace mella de forma creciente en el pago de dividendos en metálico de otras grandes empresas del Ibex.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad